El 5 de agosto de 2021, la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del estado Mérida ordenó retrotraer el juicio por este caso, luego de revisarlo y hallar irregularidades en el debido proceso.

El caso fue distribuido entonces al Tribunal de Juicio número 3, a cargo de la jueza Luisana Darleni Rodríguez Contreras, quien no emitió las debidas órdenes de aprehensión contra los cinco funcionarios absueltos por el juez anterior, tres de los cuales continúan prófugos de la justicia.

En este nuevo juicio, como en el primero, hubo retardo procesal injustificado y se cometieron distintas violaciones al debido proceso.El nuevo juicio contra los policías Luis Gerardo Vargas Dávila, Erika del Carmen Peña Sánchez y Junior Enrique Valero Ortega se inició el 3 de marzo de 2022.

Durante las audiencias, el Fiscal del Ministerio Público con competencia en defensa de los derechos fundamentales, José Luis Colmenarez, no impulsó la búsqueda de testigos, funcionarios actuantes ni expertos, cuya participación en el juicio eran esenciales.

Esto conllevó a que en varias oportunidades las audiencias fuesen suspendidas por carecer de órganos de prueba contra los acusados.

A pesar de que la jueza condenó a Luis Gerardo Vargas Dávila por el homicidio de Wuilderman Paredes, dicha sentencia no es definitiva ni firme. La defensa del condenado puede volver a presentar un recurso de apelación, como lo hizo en el primer juicio.

Así mismo, la jueza no incluyó en su decisión la obligatoriedad que tiene el Estado de resarcir y reparar el daño causado a las víctimas indirectas del fallecido.El ODH-ULA exige que se haga verdadera y completa justicia en este caso y que la orden arbitraria y desproporcionada de un jefe policial no quede impune.

Así mismo, solicita a la Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la Oficina de las Naciones Unidas y demás Organismos Internacionales con sede en Ginebra y a la Relatoría Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias que no se dé por concluido este asunto hasta tanto los órganos de justicia del Estado venezolano no cumplan con el enjuiciamiento de los demás policías perpetradores de la ejecución extrajudicial de Wuilderman Paredes y la ejecución extrajudicial frustrada de Gerardo Paredes. Prensa ODH ULA.