En el marco de los 237 años de la Fundación de la Universidad de Los Andes para William Dávila Barrios como egresado de esta máxima casa de estudios, detalló la importancia de una formación y prestigio, en el cual se han constituido muchas generaciones como los principales profesiones con verdadera formación y vocación académica.

En tal sentido, Dávila Barrios, señaló «para que tengamos una Venezuela plena, donde se respeten las universidades, y se respeten los presupuestos justos, así como también la autonomía universitaria y continuen con su labor académica y de investigación en la formación y extensión, donde no exista la intervención ni la persecución política de una dictadura, es necesario seguir avanzando en el desarrollo de nuestros ideales» apuntó.

Por otro lado, aún cuando la propia Universidad mantiene sus cátedras libres, en estos momentos de la historia, se vive una emergencia humanitaria donde los estudiantes, docentes y personal han tenido que migrar hacia otras latitudes, en el caso concreto del Estado Mérida, se presenta una serie de situaciones las cuales se han denunciado en multiples oportunidades, de estudiantes que viven lejos de la ciudad, ya que la Universidad no cuenta con los recursos necesarios ni unidades de transporte para ofrecer dichos traslados, así como también residencias estudiantiles acordes con facil acceso a bibliotecas y los diferentes requerimientos que un estudiante y un docente puedan tener, dignificandoles un salario y uba seguridad social justa sobre la realidad que se tiene.

Finalmente, la lucha por seguir reinvindicando a la Universidad de Los Andes sigue siendo constante, en donde se desea ver, como la casa que vence las sombras del pensamiento, la cultura, la educación y la democracia participativa desde las provincias, desarrollando con liderazgo el esquema que trascenderá la hostia viva de lo académico, científico y tecnológico respectivamente.JJCZ19.030