Aunque, todo esto al día de hoy parece una utopía por culpa de las malas políticas implementadas por Chávez y actualmente por Maduro, nuestro Municipio no se escapa a esta realidad.

La grave crisis económica obligó a que la mayoría de jóvenes que tenían la ilusión de seguir sus estudios se escape . Jóvenes de bachillerato obligados a tener que trabajar para apoyar económicamente en sus hogares y a sus vez para su educación, y que a pesar de todos estos grandes esfuerzos laborales no son capaces de cubrir todas las necesidades educativas que el Estado debería garantizar.

Un trabajo arduo logran hacer pero no todos lo consiguen, algunos ven como se quiebran sus sueños y ven como poco a poco pierden la esperanza.

Pabón destaca que son muchos los problemas que toca afrontar, tenemos por delante un gigante que se alimenta de la esperanza de todo aquel que desea algo mejor, “son el futuro» dicen, pero nos quiebran en el presente.

Por eso la importancia de destruir el valor educativo, sin pensadores se acaba la libertad, pero se les olvida que intentan apagar la llama de los jóvenes venezolanos, ningún personaje totalitario pudo ni podrá con el espíritu luchador, libertario y rebelde que florece en cada joven venezolano, cada etapa oscura siempre será derrotada con la luz de la esperanza, pues no podrán doblegar al joven venezolano que seguirá en pie sin arrodillarse ante nigún tirano.

El amor por nuestra tierra nos motiva a levantarnos cada día para forjar los caminos que nos llevarán a una Venezuela prospera y poder reencontramos con todos aquellos que desde la distancia también siguen luchando por nuestra querida patria. Prensa JAD Mérida.