Desde este lunes las pocas bombas que surtieron combustible a «precio preferencial» reflejaron el malestar porque cada vez son menos los vehículos que pueden surtir de combustible.

Algunos usuarios como Douglas Leal indicaron que tienen 3 semanas sin poder llenar sus tanques.

Por su parte, Carlos Ramírez, indicó que durmió en las inmediaciones de la bomba, luego de ser perseguido por los cuerpos de seguridad en varias oportunidades Y ni así logró surtir de combustible.

Mientras tanto, Orlin Gómez elevó una denuncia particular de la estación de servicio Alto Chama debido a que dejaron entrar a la estación más de 100 vehículos que no hicieron la cola como el resto de los usuarios.

Señaló que no ha podido surtir su gasolina de un mes porque nunca llega a la estación a pesar de pernoctar en las inmediaciones.

Para finalizar, Alberto Pérez llamó al Protectorado a revisar lo que ocurre en estaciones de servicio como la de Alto Chama, pues todos los ciudadanos tienen derecho a surtir combustible y no sólo los que son amigos o que paguen para entrar sin hacer la cola.