Los tovareños vienen soportando los malos olores, pero además, están propensos a contagios, es una situación de insalubridad pública la que viven producto de la circulación de aguas negras por las calles del casco urbano de la ciudad, lo cual no es reciente, incluso se registra desde antes del deslave.

El alcalde como siempre, indolente ante esta problemática según lo hacen saber los afectados.

En oportunidades anteriores alegaba que no tenía recursos para comprar varillas con las cuales destapar las cloacas, ahora que la alcaldia tiene una gran disponibilidad monetaria, mucho menos lo ha hecho, dijo Pablo Peralta uno de los denunciantes.

El vocero comentó que por las calles del centro, la mayoría de las cloacas se están derramando, han hecho el llamado al alcalde Luis Marquez, pero no hay respuesta.Por su parte, María Santiago, otra de las ciudadanas que se quejó señaló que desde este jueves se observó que ya la estatal Aguas de Mérida tiene cuadrillas desplegadas haciendo los trabajos.

«Si hubiera sido por el alcalde seguiríamos en la misma, no se aboca a nada, por ello mi llamado para que asuma su responsabilidad porque los servicios es su competencia y para eso fue electo, si le quedan dos meses de mandato, igual debe responder, que se conduela de los problemas del pueblo», aseveró.

Se tuvo información que Aguas de Mérida está cubriendo todos los gastos que implica la ejecución de labores en el área; también han reparado varios acueductos y están ayudando a las comunidades con la entrega de material para reponer tendidos de tubería de agua de consumo, no obstante, no tienen la transferencia de estos servicios, el dominio y competencia es directa de la alcaldia. Periodista-Daniel Molina.