En el año 2013, nace como una iniciativa de un grupo de chicas soñadoras un proyecto en la ciudad de Mérida como prosecución de una gran alianza nacional, que en aquel momento llevaba el nombre de Tapas por Vidas, que consistió en la instalación de un pequeño punto de acopio frente a la iglesia de esta comunidad de Milla para recolectar las tapas plásticas sin importar su tamaño, forma o color.

Desde ese momento, y con la aceptación de la sociedad civil el proyecto comenzó a crecer, convirtiéndose en un evento esperado; y es que en al menos dos oportunidades al año se realizaba en la avenida Las Américas con diferentes actividades recreativas, culturales y con el apoyo de un centenar de voluntarios, asociaciones civiles y diferentes organismos en pro de esta causa benéfica.

Durante meses las familias adoptaron el hábito de recolectar las tapitas plásticas y guardarlas para que cuando llegase ese día, todos llegaban con su bolsita, sin importar la cantidad y realizaban su donativo y así contribuir con esta causa a beneficio de los pacientes hematológicos y oncológicos de la ciudad.

Los tiempos han ido cambiando, y todo se ha tenido que reinventar y es que desde hace algunos meses, la fundación ahora también cambió de nombre, con la misma gente y las mismas ganas ahora son Fundación Tapas y Botellas, y es que a pesar de la grave crisis económica continúan brindado ayuda a todos aquellos que necesitan de una mano amiga con el aporte que periódicamente reciben de venezolanos en el exterior y otras organizaciones sin fines de lucro, iglesias y comunidades organizadas que han visto el maravilloso trabajo que durante estos 7 años han venido realizando.

A traves de campaña #YoRecolecto comercios merideños se han unido a esta causa y disponen en sus establecimientos de pequeños pero significativos puntos de acopio donde también los merideños pueden llevar sus tapitas plásticas.

Redes Sociales @tapasybotellas

Jesús Quintero- CNP 23.851

Fotografías Jesús Quintero