No es la primera vez que sucede, semanalmente decenas de pacientes de la unidad de Diálisis ubicada en el municipio Campo Elías del estado Mérida se quedan sin sus sesiones de hemodiálisis por falta de energía eléctrica o gasoil para que las plantas funcionen durante los apagones. 

Ramón Zerpa es paciente renal y cuenta que «la situación se agrava cada día más, los continuos y prolongados cortes eléctricos colocan en riesgo la salud de muchos enfermos que dependen de estás sesiones seguir con vida». 

«Durante las horas sin luz eléctrica, el tiempo pasa y nuestra calidad de vida disminuye notablemente; semanalmente debemos someternos a dos sesiones y a veces no se cumplen», agregó. 

«El servicio eléctrico se restableció pasadas las 9 de la mañana de este lunes, desde las seis de la mañana apenas ahora conectarán al 1er turno y al salir ellos si aún hay luz nos conectaran al segundo turno de no haber luz este turno no se dialisará si no recibimos el aporte de gasoil que la alcaldía nos da (90 ltrs) cada tanto tiempo» relató. 

Además agregó «En esos días que nos tocan dos cortes …si, ejemplo corte a las 6 am (inicio del 1er turno 6:30 am hasta las 10:00 am más o menos) y culmina el corte aproximadamente a las 10. Luego inicia el 2do turno aproximadamente entre 11 y 12 porque mientras se desconectan a los pacientes del 1er turno y se hace el lavado interno de las máquinas se llevan 1 hora más o menos».

Continuó diciendo «entonces algunos días el segundo corte es a la 1 pm lo que significa que este turno también se dializará con planta por lo que el gasoil se consume prácticamente en un día». 

La situación es traumática no solo para el paciente, sino también para los familiares que deben lidiar a diario con esta problemática.  JQ.