La Fundación Programa Andes Tropicales (PAT) en el marco del Proyecto Andes Sur II, cofinanciado por el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) Venezuela, el pasado 19 de marzo realizó una excursión con una selección de los guías participantes del Curso de Familiarización Sistémica con los Pueblos del Sur a esta zona.

El traslado se realizo desde Mérida bajo normas de bioseguridad durante todo el trayecto y las etapas de interacción previstas, señaló Jayme Bautista, gerente de proyectos del PAT.Actividad final de campo para entablar interacción entre los guías y los habitantes del medio rural, así como el reconocimiento sensibilización con la ecología andina luego de tratar temas fundamentales durante las 12 semanas pasadas para la guiatura y puedan ante sus turistas conversar apropiadamente sobre turismo y agricultura sostenible con valor social y ambiental junto a gestión del Cambio Climático.

Todos los participantes del curso reciben una Guía de los Pueblos del Sur impresa e ilustrada además del certificado avalado por el PAT y el PPD de Venezuela

El grupo salió muy temprano de Mérida en dirección Suroeste por la troncal 7, luego de cruzar un puente sobre el río Chama inician el ascenso serpenteante e ingresaron a la región de Pueblos del Sur por el ramal de Chichuy, zona xerófila que observaron y comentaron con detenimiento hasta el sector Tierra Negra. Cada metro andado amplia el espectro visual del valle presente hasta introducirse en las vías que interconectan a varios pueblos, pasaron por la entrada al pueblo Acequias y continuaron hasta llegar a San José cuya plaza Bolívar fue lugar de la primera interacción.

Luego el grupo ascendió hasta la parte más elevada del páramo de San José donde realizaron una práctica interpretativa sobre las singulares especies que la definen como el musgo, líquenes, diversidad de frailejones, arbustos, suelo, avifauna y actividades humanas, varios de ellos lo consideraron un páramo singular, entre ellos quienes tuvieron un desempeño particular como Reinhold Martínez, Susana Rodríguez y René Matheus, quien señaló se trata de un ambiente muy poco intervenido por el ser humano y cumplen un papel muy importante en la regulación del agua.

Siguieron en descenso hacia el valle colgante La Veguilla donde se encuentra la Mucuposada San Antonio de sus anfitriones Juan Evangelista y Cantalicia Fernández, en sus predios se encuentra el primer sendero autoguiado para observación de aves de la región Pueblos del Sur, cuenta con 10 bandejas informativas activas a través de 600 metros para recibir visitantes y se adapta a las medidas de bioseguridad porque es para pequeños grupos en espacios abiertos. El grupo logró detectar diversas especies a pesar de la hora inapropiada en un área que además es agroproductiva.

A diferencia de otros lugares tiene una infraestructura en sus senderos naturales que lo hacen singular y atractivo para los amantes del Birding, el cual puede motivar a cualquier turista o visitante a su práctica pues “sirve a toda hora y para todas las personas: los que se inician y los expertos”, señaló Bautista sobre este producto de la fase I del proyecto Andes Sur que busca elevar la oferta de Turismo Rural de Base Comunitaria en los Pueblos del Sur, junto a travesías familiares en transporte 4×4, recorridos en bicicleta MTB, travesías y excursiones a caballo o a pie (Senderismo).

Tras un refrigerio llegan al pueblo Mucutuy para conocerlo, entre las actividades hechas varios guías en representación del grupo se dirige por radio a la comunidad, gracias al coordinador de una emisora local Manuel Gómez, quienes practicaron sus habilidades para enriquecer las vivencias turísticas con la reflexión más allá de una descripción minuciosa sobre los conocimientos adquiridos durante las semanas que duró el curso, y así se posicionen como guías frente a este y los demás entornos.

Medios locales que a pesar de encontrarse en precariedad e incluso algunos pueblos no tienen como Aricagua, son prioritarios para hacer llegar los mensajes de temas destacados por Bautista como la importancia del turismo responsable, la necesidad de la agricultura orgánica, la prioridad de minimizar los efectos del Cambio Climático y la trascendencia de la bioseguridad frente a la pandemia Covid-19.

Para completar la práctica de campo en la Mucuposada Sanjuanero de Daniel y Elizama Altuve degustaron un típico almuerzo, oportunidad para conocer sobre la comida surandina por la conversación sostenida con la señora Alejandra Peña quien lo preparo y brindó una amena explicación sobre la gastronomía local, ella también participa en los cultivos climáticamente inteligentes con una microparcela en la aldea Mocomboco Alto.

Para Susana Rodríguez fue una práctica enriquecedora y propuso darle continuidad entre ellos mismos por lo valiosa, posibilidad que contribuirá a fortalecer y actualizar temas y conocimientos de la guiatura turística en sus modalidades y especialidades, donde cada imagen o escenario vista puede aportar información con valor social y ambiental.

Reintroducción de rubros nativos

La salida de campo permitió al personal del PAT inspeccionar la microparcela dispuesta desde principios de febrero en la aldea La Veguilla para reintroducir papas y la batata yakón nativos, una de las 8 instaladas a través de una iniciativa para impulsar la agricultura ecológica en manos de un grupo de campesinos, a propósito de ser el 21 de marzo el Día Internacional de los Bosques donde la FAO hace un llamado al repoblamiento vegetal con la recuperación y aparición de bosques pero también al priorizar el cultivo de diversidad rubros nativos de ciclo medio y largo, y el 22 el Día Mundial del Agua, recurso primordial para la vida que puede tener mayor presencia con la reforestación.