Por Alex Vallenilla

Las sanciones petroleras contra Venezuela y Pdvsa, no lograron el objetivo que se plantearon quienes las solicitaron y las aplicaron. Si el propósito era producir la caída de Nicolás Maduro, ya tiene tres años desde que se emprendieron. Más grave aún, desde 2014 hay sanciones, las empezó el expresidente Barack Obama. Van ocho años y nada.

Al contrario, Pdvsa sigue enviando petróleo al extranjero. Antes, al menos se sabía cuanto, porque las agencias internacionales informaban, luego de revisiones oficiales, las cantidades transportadas y recibidas en otros puertos. Actualmente, el petróleo sale de Venezuela y nadie tiene certeza de cuanto se exporta, quien lo compra, quien lo paga y quien lo cobra. El chavismo calificó a Pdvsa, en sus inicios, como “una caja negra”, sin embargo, había datos sobre la actividad.

El petróleo se lo llevan en barcos no identificados, con los equipos de ubicación satelitales, apagados, para evitar asedios en altamar, por las amenazas de ser bloqueados con fuerzas navales. Maduro dice que se está en una era “post rentista”. Ahora, luego de las sanciones petroleras, este asunto es tan oscuro, como el petróleo mismo.

Preñados por el oficialismo

El modelo que está surgiendo, no permitirá matrimonios entre la política y la economía. Quienes estén en cualquier negocio en Venezuela, tienen la vía libre, siempre y cuando no se metan en asuntos políticos. No financie a partidos o sectores opositores al oficialismo. En el sector privado lo saben y esa es la postura que se está tomando. Luego de años de fracasos en el financiamiento a dirigente de la oposición. Incluso, algunos dirigentes políticos recientes y ex candidatos, que recibieron coimas en las últimas elecciones y hoy aparecen con empresas y una cantidad de activos que no tenían, ya están “preñados” y se autoliquidaron.

La táctica de la publicidad negativa

Cuando se quiere que alguien hable de algunas personas, el asunto no es que hablen bien o mal, sino que hablen. En las redes sociales se suelen ver los mensajes “críticos” a personajes que aparecen mal vestidos (Servando y Florentino), hablando mal o incoherencias (Maduro) o haciendo de “showman” (Lacava). Estos se han convertido en unos exponentes de tácticas de publicidad negativa y les ha resultado muy bien. Si usted no quiere saber nada sobre tales personajes, el asunto es casi imposible, puesto que los que se declaran como sus detractores, son los que distribuyen y hacen virales, los videos, fotos y mensajes, que, sin duda, son previamente preparados.

De las negociaciones con los norteamericanos

Hubo rumores de que las compañías petroleras promovieron reuniones entre factores del gobierno de Maduro y de Biden, las cuales se realizarían en Trinidad. Luego, funcionarios norteamericanos desmintieron tales encuentros. El motivo de ejecutar reuniones en territorio neutrales tiene como fondo evitar críticas de los sectores opositores que han obedecido las líneas de Washington, pero que fueron sorprendidos por la visita de funcionarios de la Casa Blanca, a Nicolás Maduro.

Entre los aspectos que se están conociendo en tales contactos, que promueven las compañías petroleras en la búsqueda de reducir los efectos de las sanciones, resaltan exigencias que hacen los norteamericanos. El principal obstáculo para lograr un acuerdo, es el ELN. Al gobierno de Biden no le preocupan las cartas de Guaidó y de otros. El grupo guerrillero creció, desde 2016, de 2.500 a 5.000 nuevos miembros. Antes operaba en 96 municipios en Colombia y ahora están en 170. Los norteamericanos ponen el dilema en el madurismo, el ELN o los nuevos negocios petroleros. El gobierno de EEUU, cuya joya preciada en Latinoamérica es Colombia, exige que se reduzca lo que consideran ha sido un aliviadero para los guerrilleros, en territorio venezolano.

Todos contra el dólar

La guerra entre Rusia y Ucrania, ha sido quizá el mejor negocio que emprendieron los rusos. El rublo ahora vale más que cuando comenzó la guerra y las sanciones de Washington con Europa no están dando resultados en el terreno económico. Por citar un ejemplo, Japón emprendió un proceso de venta de bonos del Tesoro de EEUU. Este país es el principal tenedor de deuda norteamericana. Luego de la tragedia con un reactor nuclear por un terremoto, redujeron su capacidad de generación energética y entonces recurren al gas ruso. Los japoneses se deshacen de los bonos norteamericanos, para pagar las importaciones de gas desde Rusia, y cubrirse de los altos precios. La venta de estos activos reduce el respaldo al dólar en el mundo, en un momento en que la Reserva Federal, pide apoyo para su moneda.

Para empeorar la situación, China, que tiene más de un billón de dólares en bonos del Tesoro de EEUU, pone sus bardas en remojo. Luego que las sanciones paralizaron el acceso de Rusia a más de 300 mil millones de dólares, se comienzan a deshacer de los bonos para reducir su exposición a estos instrumentos. Los chinos no quieren ver que se les congelen activos por esa impresionante cifra. Esto hace que el dólar pierda valor, lo que aprovechan los rusos al exigir pagos en oro o rublos por su gas y petróleo.

Voracidad fiscal del gobierno

Luego del aumento de la Unidad Tributaria, a 0,4 bolívares, quienes ganen más de 400 bolívares al mes deberán pagar Impuesto Sobre La Renta (ISRL). El incremento fue de 1.900 por ciento, que es parte de la voracidad fiscal en la que ha entrado el gobierno de Maduro, que busca recursos hasta debajo de las piedras. Esto se suma al impuesto de las grandes transacciones, a los aumentos de IVA que se aplicaron, a los excesivos impuestos municipales y los ajustes en los registros públicos.

Caída de precios agrícolas

Después de cuatro semanas de subida de precios, en la bolsa agrícola de La Grita, se produjo una fuerte caída de precios esta semana. El indicador general bajó 9,02%. La caída del precio de la papa granola fue de 40 a 32 dólares, de la papa única de 36 a 28 dólares en las presentaciones de sacos de 50 kilos. Los productores alegan que hay contrabando de papas desde Colombia, lo que afecta los precios locales.

Dólar subiendo

En el sondeo mensual a través de mi cuenta en Twitter, al preguntar a los seguidores sobre su percepción del precio del dólar, la mayoría (51,8%) respondió el mes pasado que el dólar subiría. Mientras, 41 por ciento, dijo que se mantendría estable. Los alcistas del dólar volvieron, luego de los aumentos que anunció Nicolás Maduro, tanto de salarios como de impuestos, esta vez los tuiteros estuvieron en lo cierto, puesto que la divisa ya bordea los 5 bolívares.

Ni la Iglesia nos perdona

La inflación que se experimenta en dólares, debido a la debacle que está sufriendo la moneda norteamericana, pega en Venezuela en todos los sectores. No solamente en el comercio, el alza de precios llega hasta la Iglesia Católica, gestionar una fe de bautismo, como requisito para una primera comunión, tiene un costo de 2 dólares.

Las colas en los bancos por efectivo

Luego que los bancos volvieron abrir sus puertas tras la pandemia, las colas de ciudadanos para retirar dinero efectivo, no regresaron. Debido a la relativa estabilidad del dólar desde el pasado mes de octubre de 2021. No todo el mundo puede retirar 100 bolívares en efectivo todos los días. En la hiperinflación, apenas se podía retirar en bolívares lo que era un dólar, actualmente los montos están sobre 10 y 25 dólares por cajeros automáticos o taquillas y poca gente. Se debe tomar en cuenta que muchas agencias cerraron y hay menos unidades funcionando. Eso es una muestra de la depresión económica que hay.

¿Y el pasaje estudiantil?

El costo del pasaje de los transportistas ya está en los estándares internacionales. El sector del transporte público comienza a echar brotes verdes y a recuperarse, a pesar de la crisis de gasolina. Sin embargo, el pasaje preferencial estudiantil, una política que entre algunos, como el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez, luchó en sus tiempos de estudiante, hoy brilla por su ausencia, el giro capitalista sigue, bajo la influencia china.

Nos leemos el próximo viernes.

Puedes comunicarte a esta columna por: puntoyapartemerida@gmail.com