Por Alex Vallenilla…

En el caso específico de Venezuela, hay factores como la desconfianza en el gobierno de Nicolás Maduro.

Esto se traduce en desconfianza en la moneda nacional, más cuando el Banco Central de Venezuela (BCV), todavía funge de factor financiero del déficit estatal.

Esto resta atractivo para que entren inversiones en el país. A esto se debe agregar que la producción nacional no es suficiente.

Según los datos de los industriales venezolanos, apenas se produce con 20% y 30% de la capacidad instalada. Un país en el que hay poca producción interna, no tiene una alta oferta de bienes y servicios, que permita que los precios sean competitivos.

Por eso los rubros colombianos, en la frontera, son más baratos en bolívares, que los venezolanos. Por esa poca productividad, entonces se tiene que importar rubros desde el extranjero.

En el mundo hay inflación, así que los rubros que se importan, ya vienen con alzas en divisas. Además, también EEUU, acaba de implementar una agresiva política de tasas de interés y restricción monetaria, para enfrentar la inflación en su país.

Esto hace que el dólar se revalorice contra todos los activos de riesgo, incluyendo el bolívar y el petróleo. De esa manera, EEUU, fortalece su moneda y transfiere la inflación a otros países. Un ejemplo de ello es como el gas y el petróleo bajan en ese país y en Europa están en aumento, amén de que también hay una guerra.

Las sanciones contra Pdvsa e instituciones venezolanas, son otro factor de peso en la caída del bolívar. Por estas medidas, a Venezuela no entra inversión extranjera, no se puede renegociar deuda externa, no se puede emitir nuevos bonos de deuda para mercados internacionales. Quienes defienden las sanciones de EEUU, alegan que es una manera de presión para que caiga Maduro.

Entonces, los únicos recursos financieros que quedan, son el de emitir bolívares en el BVC y vender gasolina a precio internacional, en el mercado interno.

El economista Hermes Pérez, reportó recientemente, que la Base Monetaria de EEUU, se redujo 14% entre diciembre de 2021, hasta junio de 2022. Mientras que, en Venezuela, subió 144% en el mismo lapso. Esta emisión de dinero permite pagar salarios, pero que al mismo tiempo tiene efectos en la inflación y el alza del dólar. La falta de recursos financieros, hacen que los trabajadores públicos, paguen con bajos salarios, tal situación.

La falta de confianza en el país, impide el ingreso de divisas e inversiones de gran calado. Por estas razones esenciales, es que el dólar sigue subiendo otra vez. Aunque en menor velocidad que en tiempos de hiperinflación. A pesar de ello, es un error exigir control de precios, o control cambiario otra vez, porque será echar gasolina al incendio.

El negocio petrolero

El gobierno de Nicolás Maduro, tuvo que llevar la tasa del precio de la gasolina a un esquema “internacional”, para lograr algún financiamiento. Además de borrar pérdidas de Pdvsa, que eran cubiertas con emisión de dinero, que se traducían en unos 18 mil millones de dólares al año.

El negocio del petróleo venezolano tiene la siguiente situación. Desde Venezuela se envía crudo para pagar deudas con China, Rusia, a ENI y Repsol. Desde irán se reciben solventes para licuar el crudo extrapesado.

Esto sirve para producir gasolina, la cual es vendida casi en su totalidad dentro de Venezuela, a tasa internacional. De esta manera, el gobierno tiene algún ingreso líquido por el petróleo.

Venden hasta la raspadura

Desde hace años, en los patios del Complejo Criogénico de Jose, en Anzoátegui, se acumula el coke. Un residuo que queda del proceso de mejoramiento de crudo extrapesado.

El mismo se puede utilizar para plantas eléctricas. Empresas de la India, comenzaron a importarlo, para sustituir el carbón mineral. Este producto no está sancionado por EEUU, por lo que se puede comerciar libremente.

A pesar de su bajo costo, en Pdvsa están echando mano a todo lo posible en la búsqueda de recursos financieros.

Lo de Monómeros

El caso Monómeros comienza a tomar forma. Ya hay 23 ex directivos de esa empresa, que están solicitados y respondían a directrices de partidos políticos de la ex MUD. Hay factores en el extranjero, algunos editores de medios, que recibían pagos semanales, en el marco de las acciones que emprendía el llamado “presidente interino”.

Con el cambio de gobierno en Colombia, ahora para la Fiscalía, se facilita el intento de detener a estas personas. Se espera que una comisión venezolana, se instale en territorio colombiano para ampliar las investigaciones.

Yo no fui

En vista de los datos que el gobierno maneja con el caso Monómeros, dirigentes de la oposición de la MUD, específicamente de Primero Justicia (PJ) y de la línea de Henry Ramos, se apartaron de Juan Guaidó.

Desde esas instancias se señala que no tienen nada que ver sobre lo que ocurrió con esa empresa. Prácticamente, responsabilizan solamente a Voluntad Popular (VP) y a Guaidó.

La gráfica: El dólar

El dólar volvió a repuntar en el mundo. El índice DXY, que mide el dólar contra seis monedas de las principales, se disparó durante la semana. La divisa estadounidense llegó a 105,7 puntos y rebotó nuevamente a 108,16 puntos. La publicación de las minutas de la FED, hicieron que, finalizando la semana, la moneda norteamericana acelerara su subida.

Desde la FED se dejó saber que mantendrán la política restrictiva y el alza de tasas de interés para luchar contra la inflación global. Cayeron materias primas, oro, criptomonedas y acciones.

El alza de este indicador anuncia una recesión en el mundo, lo cual se conjuga con los débiles datos de la economía China, la cual reduce su demanda de petróleo y tiene una crisis inmobiliaria.

Nos leemos el próximo viernes.

Puedes comunicarte a esta columna por: puntoyapartemerida@gmail.com