El llamado es por parte del presidente de Protección Civil (PC), Luis Lobo Sivoli, a aquellas personas que viven cerca de quebradas y ríos, o en zonas vulnerables, para que tomen las medidas necesarias de prevención y seguridad para salvaguardar sus vidas.

Siguiendo las directrices del gobernador del estado Mérida, Jehyson Guzmán, bajo la coordinación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y Paz, funcionarios del Instituto de Protección Civil (PC) respondieron de manera inmediata a un evento natural que se generó el viernes pasado en el sector El Charal, municipio Caracciolo Parra y Olmedo, a causa de la crecida del río Tucaní.

La información la dio a conocer el presidente de PC Mérida, Luis Lobo Sivoli, quien manifestó que la movilización del personal hacia la zona se realizó atendiendo el llamado de los moradores de Las Mesitas del Charal y de San Juan del Charal, por el aumento del caudal del río Tucaní, el cual afectó la vialidad que comunica a estos sectores con otras comunidades y la vía principal de la Panamericana.

Indicó Lobo Sivoli que los funcionarios se hicieron presentes en el sitio, al mando del OSPC II Alejandro Guillén, donde pudieron constatar la situación que se presentó y ejecutaron las acciones necesarias en materia de prevención y control de la zona afectada, para resguardar a los habitantes de estas comunidades.

Agregó Lobo Sivoli que, gracias a las acciones oportunas del mandatario regional, Jehyson Guzmán, se activó de inmediato un plan de trabajo en conjunto con la Secretaría de Infraestructura, para realizar los trabajos de recuperación de la calzada y garantizar el paso a los pobladores de la zona.

En resguardo de los merideños

En otro orden de ideas, el presidente de PC Mérida destacó que, por lineamientos del gobernador Jehyson Guzmán, los funcionarios de la institución se encuentran monitoreando diferentes afluentes hídricos del eje Panamericano, como una medida de prevención y seguridad para los habitantes de las diferentes comunidades que se encuentran cerca de las quebradas y ríos de estas jurisdicciones.

Entre los afluentes hídricos monitoreados por funcionarios de PC y habitantes de las comunidades aledañas, se encuentra el río Perdido, en la parroquia Santa Elena de Arenales, municipio Obispo Ramos de Lora, el cual amerita un trabajo con maquinaria pesada para su canalización con el fin de evitar que una crecida del cauce ocasione un desbordamiento que podría afectar parte de las viviendas y del liceo, debido a que se encuentran dentro de la zona de inundación. /Prensa Gobernación del estado Mérida