Luego de un recorrido hecho por la presa de Onia, el alcalde del municipio Alberto Adriani, Lisandro Segura, mostró preocupación por el mal estado de la infraestructura y alto nivel de sedimentación del embalse Ingeniero Manuel Elvira, ubicado en la parroquia Rómulo Gallegos de esta jurisdicción.

En sus palabras el primer mandatario municipal expresó que más del 75 por ciento del embalse está sedimentado, la compuerta de desagüe colapsó, no corre ningún litro de agua por la misma, más bien las aguas circulan por el aliviadero que también muestra serias fallas por falta de mantenimiento, se partió en varias partes, lo que ayuda al desbordamiento del río Onia cada vez que llueve, sobrepasando la carretera Panamericana y amenazando a los vecinos de Santiago de Onia.Así mismo mantiene en zozobra a un sinnúmero de productores, ya que podría inundar 50 mil hectáreas de rica producción agrícola y pecuaria, es por ello que esta infraestructura fue construída en el año 1977.

«Están en riesgo, no solamente los productores de Alberto Adriani y eje sur del Lago, sino también los venezolanos, ya que miles de hectáreas de producción agrícola podrían quedar bajo las aguas que afectaría contundentemente la Seguridad Agroalimentaria del país», dijo.

Aseguró que hizo entrega de informes ambientales y técnicos al Despacho de la Secretaría de la Presidencia de la República, ministerios, Gobernación de Mérida, Consejo Estadal de Planificación y Políticas Públicas, cuenta con los recibidos de los informes entregados con Tomás aéreas que sirven para certificar la gravedad del escenario, el embalse requiere de una importante inversión, que sin duda escapa de las posibilidades de las alcaldías.

Al cierre apuntó Segura que la presa de Onia requiere presupuesto del Gobierno nacional para disponer de las dragas y maquinaria necesaria que ayuden a la recuperación del embalse. Jorge Galvis Jr.