Daniel García secretario general del Partido denunció el desarrollo de una cruzada inquisidora que esta propulsando la imposición , la exclusión y segregación absoluta ejecutada sin piedad por algunos representantes el G4 en todo el territorio merideño, en medio de la división, judicializacion partidista propulsora de la incertidumbre en la angustiada ciudadanía.

Las políticas de reactivación de este sector de oposición que ha permanecido en la inacción y ha sufrido el desmembramiento de sus medianas estructuras pretende repartirse el estado con el chantaje de poseer la tarjeta de la MUD. 

En el PMI celebramos su interés de incorporarse a la participación electoral pero nos oponemos al fomento de fragmentación de lo que se ha construido hasta ahora en torno a lograr mantener los espacios de poder y la pretención de la unidad de los merideños de conquistar nuevos espacios.La discriminación muto al chantaje a los líderes locales a quienes se les induce e impone la tesis que los candidatos deben ser postulados por la MUD y son obligados a prescindir de las organizaciones que les han respaldado y en algunos casos a rechazar las postulaciones ya ejecutadas responsablemente por otros partidos.

Queremos exhortar a la clase política a respetar y ayudar a la dirigencia local que con esfuerzo a construido una alternativa y que hoy es víctima del frenesi centralista que en este proceso atípico tiene muy poco que buscar y mucho que dar y aportar con alto grado de desprendimiento en favor del rescate del país.

La indigencia alcanzo al sector político , carente de herramientas mínimas y víctima de la crisis y el confinamiento de la población y añadirle un elemento más a vencer como el que aquí denunciamos es un acto de crueldad e irrespeto a los sobrevivientes dirigentes que con sentido patrio pretenden enfrentar a la barbarie chavista que oprime y destruye.

La MUD fue en tiempos pasados un referente de unidad de los venezolanos hoy la unidad está fundamentada en la necesidad de salir del hambre , la pobreza, el engaño y la manipulación. 

PMI continuará siendo un referente de lucha en primera línea del pueblo merideño por lo que nos hacemos eco del sentir de la dirigencia política del estado que busca enfrentar las conductas y actuaciones erradas de sectores políticos irresponsables que buscan sembrar la derrota entre los escombros dejados por la revolución en Mérida, estado bastión de la resistencia contra la dictadura.

El llamado final a la dirigencia que hoy es víctima a mirar con pragmatismo la situación a interiorizar que los partidos necesitan de la dirigencia blandengue para imponer sus postulados y estamos en la hora de orientar a todos los que quieren formar parte de la rebelión de las regiones. Prensa PMI.