Una mezcla de buenas intenciones, componendas, accionar de tendencias, sumisión, subordinación, legalidad, ilegalidad, movimiento de capitales, engaños, manipulación y espectátivas comprimidas todo mezclado en un ambiente de indefiniciones y control férreo y estratégicamente diseñado por el régimen y sus cooperantes para mantener la división de los actores políticos.

Obviamente el direccióonamiento es bien pensado por quienes no les incómoda la muerte lenta de la democracia y la asfixia cruel que se ejerce sobre la familia venezolana.

La solución sigue encausada hacia la trascendencia y responsabilidad de los partidos políticos.

La sociedad civil organizada no logra rebazar la estructura politica formal que se le ha hecho imposible vencer la indolencia y decadencia de la revolución socialista que ya cumple 22 años.

Los partidos políticos son instituciones para organización de la sociedad, que bajo una ideología, principios y doctrinas desarrolla un proyecto para la conquista y ejerció del poder en pro del desarrollo y bien común.

En este país donde absolutamente todo se tergiversa los partidos políticos en su gran mayoría los nacientes y los existentes se han convertido en asociaciones para delinquir. Basta observar los rostros de muchos dirigentes que se agrupan , sus conductas y acciones para certificar lo que aquí expresamos. La descomposición social se ve reflejada en este renglón de gran importancia para la ciudadanía habida de referentes moralizantes y éticamente reconocidos.

Quienes controlan el país saben, porque lo construyeron y diseñaron así, que el sistema reinante causó resignación y conformismo en la gente e hicieron de la política lo más repugnante lo que se traduce en que una minoría oficialista mantenga subyugada a una nación entera.

Estamos como lo hemos afirmado en un mar nauseabundo que obligatoriamente debemos cruzar. Debemos plegarnos a las excepciones de las reglas que se observan en el país. Venezuela la convirtieron en país donde los antivalores alimentan el alma y el hambre degrada al ser humano siendo el país más empobrecido y corrupto del mundo. Prensa PMI.