Pedro Castro, luchador por los Derechos Humanos y Secretario General del Movimiento Unión y Progreso del estado Mérida municipio Libertador.

En un país donde no hay estado de derecho, deben prevalecer los Derechos Humanos, vemos como la lucha por obtener escaños políticos ha bloqueado la visión sobre el verdadero objetivo, «Una vida digna para toda nuestra gente» y esto ha hecho que el ciudadano pierda la esperanza, por eso, resulta fundamental y cobra más vigencia que nunca las palabras de la presidenta nacional del Movimiento Unión y Progreso Mercedes Malavé «No hacen falta Megaelecciones, hacen falta Megasoluciones» por ende, Vivir bien ES UN DERECHO, no un beneficio y debemos dedicarnos a encontrar los mejores talentos que puedan ofrecer las mejores propuestas y que estos se encuentren en la mejor UNIDAD por Venezuela.

Nuestra gente debe saber que a pesar que nos encontramos lamentablemente en un país donde las leyes pasan de largo, tenemos derechos establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y debo mencionar el artículo 25: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad».

¿Qué quiere decir esto? Tu tienes derecho a una vida digna, a trabajar y poder garantizar para ti y tu familia tanto la salud como el bienestar, cosas que para nada se cumplen en la actualidad, con salarios de miseria un padre no puede cubrir ni un par de zapatos para su(s) hijo(s) y muchísimo menos su alimentación, igualmente en estos tiempos de pandemia vemos a diario por las redes sociales personas pidiendo ayuda para medicamentos ya sea para Covid-19 u otras patologías por no contar con los recursos necesarios para adquirirlos o sencillamente no se encuentran en el mercado farmacéutico, por ende, esta es una seria amenaza contra el único contrato que tenemos los seres humanos en conjunto para vivir en paz y en forma digna, la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Más adelante trata sobre los servicios sociales, podemos tratar servicios públicos que no funcionan y servicios sociales con los cuales no contamos, bonos que no alcanzan más que para unos muy pocos artículos de la canasta alimentaria y para pocos días, pero si sirven como mecanismo de control y chantaje para la población y eso no podemos permitirlo, la libertad por la que luchamos es innegociable, va en el respeto a toda nuestra población en que hagan lo que mejor crean conveniente tanto para sus familias como para su país, siempre y cuando no se violen leyes establecidas, debemos luchar por personas con salarios dignos que les permita ser independientes y que decidan que van a comer en su hogar y no lo que diga el gobierno a través de una bolsa de comida que no llena los requerimientos nutricionales de nadie, que voten si quieren y que no lo hagan si no quieren ya que no son chantajeados, entre muchas otras.

Por otra parte, al hablar de seguros, comencemos por el seguro social, una pensión que para una persona que ha dado años por su país con trabajo y esfuerzo no llega a cubrir ni siquiera los gastos médicos necesarios para un pensionado, ni hablemos de la alimentación u otros gastos necesarios, por eso aquí en Venezuela no podemos hablar de «Retiro» ya que esa pensión que debería asegurar aunque sea cierto bienestar, no lo hace.

A su vez el seguro de paro forzoso es un chiste cruel, así como las pensiones por invalidez, contratar un seguro privado para un venezolano promedio hoy en día es total y absolutamente imposible, pólizas en dólares que llevan a cualquier padre de familia a orar para que su hijo ni siquiera se corte porque no tiene como cubrir una clínica.

Por las razones antes especificadas vemos como el estado venezolano viola en su totalidad el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y como tal hemos de denunciarlo, no tenemos un nivel de vida digno, no contamos con fondos de retiro y mucho menos tenemos asegurada la salud o por lo menos como cubrirla en caso de presentarse esa necesidad, no podemos cubrir ni siquiera una cita médica, por eso uno de los puntos más importantes en los que debemos trabajar se encuentran en este artículo, ya que no es negociable, es un derecho.

Vivir mejor no es parte de una promesa política vacía, debe ser el norte de cualquier persona que desee aspirar a cualquier cargo de elección, llámese como se llame y desde cualquier espacio, debemos entender que para salir adelante no podemos pensar sólo en política, esta es sólo una parte, se escuchan por todas partes hablar de acuerdos y nuestro pueblo sigue pasando hambre, esto no puede seguir sucediendo, primero lo primero, pensar en propuestas y buscar a los mejores talentos que las lleven adelante.