Ante las fallas en el surtido de combustible para el sector transporte en la capital del estado Mérida, el servicio se ha visto afectado en las últimas horas.

«Ya las unidades que teníamos trabajando se quedaron sin la reserva, tanto las que trabajan con gasolina como las que son a gasoil» señaló un transportista que diariamente logra hacer al menos tres vueltas con su unidad.

El colapso de las paradas de transporte en diferentes puntos de la ciudad se vuelve crítico debido a que los usuarios buscan la manera de movilizarse de un lado, incluso arriesgado su propia vida montandose en tolvas de camionetas sin ningún tipo de seguridad y exponiéndose al contagio del Covid-19.

Otro transportista consultado señaló que para no paralizar el servicio y afectar a los usuarios compran el combustible a precio internacional. Desde las diferentes líneas de transporte hicieron un llamado al Gobierno Regional y a la Mesa Técnica del Combustible para que se solvente esta problemática que perjudica severamente la movilidad de los merideños y el trabajo de los trabajadores del volante.

Hasta el momento no se conoce de pronunciamiento oficiales por parte de los entes competentes de garantizar el suministro de combustible al sector transporte.