La Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU) denuncia ante el país la grave situación en la que se encuentra la comunidad universitaria en Venezuela tras el intento por parte del régimen de Nicolás Maduro en imponer un regreso a clases presenciales. 

La denuncia la presentó este viernes, Paola Martínez, Coordinadora de la Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU) quien explicó que la asfixia presupuestaria implementada a las universidades venezolanas, así como la falta de un plan de vacunación para la comunidad universitaria ha implicado un deterioro tanto interno como externo de las universidades.

La coordinadora de esta organización que vela por los DDHH de los estudiantes, destacó como el Plan de Recuperación de los espacios universitarios implementado por el Estado a la Universidad Central de Venezuela no representa una verdadera solución para los problemas de fondo que atañen a la universidad “Lo que vive la Universidad Central de Venezuela hoy representa un ejemplo claro de la violación a su autonomía, donde el Estado a través de instituciones gubernamentales ha buscado inmiscuirse en la universidad a través de recuperación de los espacios universitarios pero sin aprobarles el presupuesto mínimo necesario para su subsistencia o mantenimiento en el tiempo, lo que implica en líneas generales una asfixia a la misma ya que todos los cambios que se están realizando son estéticos y no solucionan los verdaderos problemas que ha originado la falta de presupuesto como lo ha sido: la migración de profesoral, la deserción estudiantil y la falta de los requerimientos mínimos para obtener una educación de calidad.”

La también líder estudiantil manifestó que la falta de un plan de vacunación para los profesores, el personal administrativo de las universidades y los estudiantes impide que se pueda avanzar a un proceso de semipresencialidad en las universidades lo que contribuye al deterioro de la academia y eventualmente puede implicar la paralización o cierre de la universidad.

“Estos hechos que hoy afectan a nuestras universidades implican una vulneración a los derechos humanos de la comunidad universitaria; a la libertad académica y a la autonomía universitaria», consideró la representante de la FEDEHU.

Finalmente, la coordinadora de la Federación hizo énfasis en que desde la FEDEHU se continuará denunciando las vulneraciones que afectan a la comunidad universitaria, ya que, a su juicio, los recintos universitarios como cunas del pensamiento crítico y principales promotores de las libertades fundamentales deben ser protegidas y defendidas “aquí seguiremos exigiendo, promoviendo y defendiendo nuestro derecho a una educación de calidad en Venezuela” exclamó finalmente Paola Martínez.

PRENSA FEDEHU.