Para fortalecer el impacto social que la Iglesia católica, a través de Cáritas Arquidiocesana, va desarrollando en la alimentación de la comunidad, el gobernador Ramón Guevara, por intermedio del Fomdes, otorgó un crédito superior a los 200 millones de bolívares para la Panificadora MaruPan, la cual funciona en los espacios se la casa parroquial de Santa Bárbara y que es regentada por el presbítero Carlos Zambrano.

Esta panificadora, con dos meses de trabajo comprometido, desarrolla líneas de moritas rellenas, paledonias, pan de guayaba, regañonas, manitas de guayaba, pan azucarado, pilota, coco y en el ámbito salado, hacen pan de sandwich, hamburguesa, pan de perro caliente, mini deli, campesino, pan francés, torta francesa, entre otros.

En la panificadora laboran cuatro panaderos, un hornero y personal administrativo, que suman nueve personas comprometidas con el trabajo social para el beneficio de la comunidad.

Comprometido con el servicio social

El primer mandatario regional, al visitar las instalaciones, felicitó el trabajo que con vocación de servicio prestan estas personas, a la vez que animó a seguir luchando por una sociedad más igualitaria y llena de oportunidades para todos.

Guevara les anunció que el crédito que reciben cuenta con características especiales, ya que el Consejo Directivo del Fomdes aprobó exonerar el pago de intereses y capital durante los siguientes tres meses, con el fin de ayudar a que la inversión hecha en materia prima resulte beneficiosa tanto para los trabajadores como para la comunidad a la que sirven.

Por su parte, el presbítero Carlos Zambrano, presidente de Cáritas Arquidiocesana y párroco de Santa Bárbara, agradeció el apoyo del Gobierno regional, y comprometió el trabajo desde la panificadora para seguir sirviendo a los más necesitados a través de los programas sociales que la Iglesia católica adelanta por medio de Cáritas. /Euro Lobo