Con aplausos de sus feligreses fue despedido el padre Jhon González, quien este miércoles murió por un infarto fulminante que le arrebató la vida cuando estaba en su residencia, ubicada en la urbanización La Campiña de Ejido.

Jhon de Jesús González Ortega, tenía 56 años de edad; 28 de haberse ordenado como sacerdote en la iglesia Cristo Rey de Caracas; era párroco de la parroquia San Miguel Febres Cordero de la población de Ejido; y capellán de la Policía del estado Mérida (Polimérida).

Según relató un allegado al presbítero, este miércoles el padre Jhon estaba en su residencia preparándose para ir a oficiar la misa de la 1:00 de la tarde en la emisora Cordillera 104.7 FM, cuando fue sorprendido por un paro cardiaco que le cegó la vida casi instantáneamente.

González fue auxiliado por los presentes quienes lo trasladaron en un vehículo particular hasta la Clínica Ejido, sitio al que ingresó sin signos vitales.

El presbítero Jhon González dejó un profundo e irremplazable dolor en los ejidense, ya que con su espíritu alegre y fraternal, siempre estuvo para ayudar a quien lo necesitara sin esperar nada a cambio. “él fue muy cercano a su comunidad”, dijo uno de sus feligreses.

Todos recordaremos sus chistes jocosos, que siempre nos sacaban sonrisas. Lamentablemente se despidió sin ver su sueño realizado, la construcción total de su templo, en la parroquia San Miguel Febres Cordero. @Jordin_Morales /Fotos: Cortesía