Un estudio elaborado por el Observatorio Venezolano de Violencia en Mérida (OVV Mérida) devela cuáles son las parroquias más peligrosas de la capital del estado andino. El análisis abarcó un lapso de 13 años (2008-2020) y tomó como información base los datos de mortalidad de la Corporación de Salud (Corposalud) Mérida (2008-2017) y las noticias reseñadas en diferentes medios de comunicación regional (2018-2020).

En este trabajo investigativo, se abordó el análisis del homicidio como delito, partiendo de varias premisas: en primer lugar, porque el homicidio es el delito de violencia interpersonal de mayor gravedad y máxima expresión de violencia; segundo, es una causa de muerte violenta y su registro queda asentado en la base de datos de las Corporaciones de salud del país, y, en tercer lugar, es el delito más reportado por los medios de comunicación.

El equipo de investigación logró identificar un total de 890 homicidios que acontecieron en el contexto de las 15 parroquias existentes en el municipio Libertador, donde está asentada la ciudad de Mérida como capital del estado. “Se aprecia que las parroquias Domingo Peña y Antonio Spinetti Dini son los escenarios espaciales donde más han ocurrido homicidios en el lapso estudiado (2008-2020). Estas dos áreas concentran 63,0% del total de hechos conocidos (890 homicidios). Jacinto Plaza, J.J. Osuna Rodríguez y Milla, continúan en tercer, cuarto y quinto lugar, y en conjunto agrupan 20,8% de la totalidad. Entre tanto, el resto de las parroquias (10), a excepción de Los Nevados donde no se registró caso alguno durante el período de interés, aglutinan el restante 16,2%”. Se explica en el análisis.

Otros datos señalan que en la parroquia Domingo Peña ocurrieron 459 homicidios en el tiempo estudiado, lo que se traduce en 35 muertes cada año. En el resto de las parroquias la cifra fluctúa entre 0,4 (Gonzalo Picón Febres) y 7,8 (Antonio Spinetti Dini) anual. También es resaltante mencionar que, según el tipo de arma empleada para cometer el delito, se encontró que la de fuego ocupó el primer sitial.

Así como se analizaron las parroquias con más delitos cometidos, de la misma forma se lograron identificar los sectores con menos registros de homicidios. En este aspecto, la mayoría están ubicados en las parroquias Gonzalo Picón Febres (El Peñón, El Playón, El Arado, La Caña, El Valle, La Culata, entre otros que conforman esta área) y Juan Rodríguez Suárez (San Antonio, Las Tapias, Carrizal A y B, Alto Chama, La Mara, La Parroquia, entre otros). En esta última área, la mitad de los homicidios identificados sucedieron a lo largo de la Avenida Andrés Bello.

Dentro del estudio, se asoman los posibles factores que estarían incidiendo en la ocurrencia de los homicidios en las distintas parroquias de la ciudad. Para el OVV Mérida, son varias las causas que podrían intervenir y combinarse para tratar de comprender las diferencias espaciales de la ocurrencia y frecuencia de este delito en el contexto de la capital del estado. Entre algunos factores, destacan: la presencia de individuos dedicados a la delincuencia, existencia de bandas delincuenciales, enfrentamiento entre bandas delictivas y cuerpos de seguridad del Estado, consumo de bebidas alcohólicas o drogas ilícitas, además de la ocurrencia de otros delitos que, por distintas razones, pueden desencadenar homicidios, por ejemplo, robos a personas, robos con entrada ilícita (a viviendas, comercios, entre otros lugares), hurtos, violaciones sexuales y otras agresiones sexuales, entre otros.

Este estudio puede consultarse, en su completa edición,  en la página web del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) donde, además de ahondar en información complementaria, se puede consultar la totalidad de los datos plasmados en gráficos y mapas. Información disponible en:  https://observatoriodeviolencia.org.ve/news/homicidios-analisis-de-ocurrencia-y-frecuencia-en-la-ciudad-de-merida/

Prensa OVV Mérida