Un día de mucha satisfacción fue este jueves en el Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes (Iahula), por la intervención quirúrgica exitosa del primer paciente, con el nuevo craneótomo adquirido por la Gobernación de Mérida, apoyada por el presidente Nicolás Maduro.

El gobernador Jehyson Guzmán estuvo en el lugar para conocer de cerca las impresiones de los galenos especialistas en neurocirugía que hicieron efectiva esta operación, y destacó la importancia de que el principal centro de salud del estado cuente con este importante sistema mecánico de última tecnología, entregado hace solo unos días a la Unidad de Neurocirugía.

“Maravilloso que nuestro Iahula cuente con este craneótomo. Se ha activado un equipo moderno que hoy han utilizado especialistas del área, a quienes les he expresado ya, no sé cuántas veces, mi admiración y respeto por el trabajo que están haciendo”, destacó.

Dijo que lo impresionó lo rápido del procedimiento, poco menos de dos minutos, lo que antes tardaba aproximadamente dos horas. “El equipo no es solo para curar lesiones, que es lo que alguien sin conocimientos médicos en la calle puede interpretar, sino que es para acelerar el actuar de los médicos y llegar a la lesión a tiempo”, explicó.

Personal del más alto nivel

El mandatario estadal dijo que estaba orgulloso de ese gran equipo de profesionales, del más alto nivel en diferentes áreas de la salud en el Iahula: médicos, instrumentistas, todas las personas que participaron en la intervención quirúrgica de este jueves con el craneótomo, mientras añadió que estaba contento, además, porque este hospital se está fortaleciendo, en su capacidad técnica y médica, para salvar vidas.

“Creo que esto es lo más importante que podemos resaltar el día de hoy. El equipo tiene capacidad para atender y vida útil suficiente para cubrir mucho más allá de la deuda quirúrgica de pacientes que hay. El que se atendió hoy, me decían, era uno que tenía ya tiempo esperando, y hoy fue operado de manera gratuita. Es un acto heroico lo que hicieron en el día de hoy. Felicitaciones”, manifestó.

Destacó, además, que en alguna oportunidad la gente tenía que pagar por el alquiler de estos equipos para poder usarlos, por lo que ya eso deja de ser una preocupación. “Me decía el doctor que una operación de esta naturaleza está por el orden de los ocho mil dólares”, detalló.

El gran favorecido: el pueblo

Los especialistas del área, Pablo Vasconez y Randy Valladares, agradecieron profundamente el aporte hecho por el gobierno de Jehyson Guzmán a la Unidad de Neurocirugía del Iahula, así como el gran esfuerzo que hizo para cumplir con este compromiso.

Vasconez destacó la importancia de este aporte e indicó que el gran favorecido con esta acción es el pueblo merideño. “Muchas gracias, gobernador; gracias también al director Franklin Ramírez, que ha luchado también para obtener estos equipos”, expresó.

Añadió que este nuevo craneótomo solventará muchos problemas, porque, como dijo el mandatario estadal, en menos de dos minutos se hizo la craneotomía, lo que antes duraba una

hora, hora y media; entonces, esto ahorrará no solo anestesia, sino el riesgo del paciente.

Avance importante en materia de resolución quirúrgica

Por su parte, Randy Valladares dijo que contar con este equipo de última generación es un avance importante para la resolución quirúrgica en la Unidad de Neurocirugía, y les permite dar un paso adelante en la modernización de este servicio.

“Si nos siguen ayudando, creo que vamos a tener muchos más materiales que nos van a beneficiar, tanto al paciente como al equipo operatorio. De verdad agradecido por esta cirugía de hoy. Muy buen el equipo, muy fácil de utilizar, muy versátil y es muy rápido; muy rápida la craneotomía, menos riesgo para el paciente, menos cansancio para el equipo. Hicimos una craneotomía frontal derecha, más un drenaje de hematoma subdural crónico”, dijo.

Explicó que antes hacían este tipo de intervenciones con trépano manual o un taladro, para primero hacer los agujeros individuales, de cuatro a cinco, introducir después una guía y, posteriormente, hacer el corte con una sierra de Gigli.

“Hacíamos el corte básicamente manual; hay más sangrado, es más lento. Obviamente, eso fatiga, y la exposición a gases anestésicos para el paciente es mucho mayor. En eso tardamos 45 minutos, una hora, a veces más, dependiendo de la extensión de la craneotomía, y esta fue un minuto 20 segundos”, explicó.

Destacó que no tiene palabras para expresar el agradecimiento que tienen hacia el gobernador Jehyson Guzmán por el apoyo que les ha dado, porque no es fácil obtener este tipo de equipos. /Prensa Gobernación de Mérida