El pasado 23 de marzo de 2021, a través de grupos de WhatsApp se difundió un video donde se observaba a dos funcionarios de la policía del estado Mérida, golpeándose a puños con dos ciudadanos en la Plaza de Tabay, municipio Santos Marquina, estado Mérida.

Según la minuta policial dos hombres de 39 y 17 años agredieron físicamente a los funcionarios de la policía luego de que estos les llamaran la atención por no portar el tapabocas.

Según Iván Toro, abogado del ODH-ULA, la falta de dotación de equipos e instrumentos a los cuerpos policiales para hacer el uso progresivo y diferenciado de la fuerza pudiese repercutir en una violación a los derechos humanos o transformarse en una ejecución extrajudicial ya que los funcionarios policiales, al no tener como repeler estos ataques, con los instrumentos apropiados, pudieran hacer uso de fuerza letal.

El Estado falla al no dotar a los cuerpos policiales de instrumentos para ejercer el control público, como el bastón de mando, el arma de electrochoque taser, gas pimienta y ganchos de seguridad que fácilmente pudieron haber evitado la situación presentada en Tabay. Boletín Andino de Derechos Humanos – ULA.