La nueva cosecha de semillas de papa que avanza sin ningún inconveniente en terrenos del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), de Llano del Hato, municipio Rangel del eje Páramo del estado Mérida, estará lista para el mes de noviembre de este año en su categoría certificada.

Así lo informó Ubaldo Sánchez, responsable de este tipo de producción, que inició el Centro de Investigaciones de Astronomía (CIDA), institución del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología (Mincyt), que administra el Astrofísico, hace varios años con la primera experiencia.

Destacó que en esta oportunidad están utilizando un promedio de tres hectáreas de terrenos cultivables, donde resembraron 60 sacos de semillas de papa de la categoría registrada.

“Va muy bonita la siembra, las matas están en pleno desarrollo, hemos tenido buen tiempo, buenas lluvias y esperamos contar este año con una buena cosecha. De esta producción va a salir semilla categoría certificada; son terrenos nuevos, recién arados, recién barbechados; las plantas tienen muy buen follaje y tallo, lo que es indicación de que está sana”.

Sánchez recordó que este es el tercer año de la actual cosecha que se sembró a principio del mes de mayo pasado, la tercera “vuelta” y la final en el proceso, ya que diseminan primero la prebásica para obtener la básica, de allí la registrada y finalmente la certificada, la que ya es apta para producir para el consumo.

“Además de eso, tenemos dos mil 500 tubérculos de prebásica en otro terreno nuevo que es la que va a seguir el proceso, el próximo año recogeremos básica, el siguiente registrada y por último la certificada; tres años más y así vamos”.

Un estimado de 24 toneladas

Si el clima sigue como va y la siembra de semillas avanza sin problemas, el CIDA podría sacar alrededor de 600 bultos de simiente lista para producir papa para consumo, añadió Ubaldo Sánchez, los cuales representan unas 24 toneladas y cuyos beneficiarios principales serán los productores del eje Páramo. “Esas son consideraciones de acuerdo al cálculo, pero puede dar mucho más, o menos, dependiendo de las condiciones climáticas; hay muchos factores que influyen en la producción, o aumentan o disminuyen”, destacó Ubaldo Sánchez, añadiendo que el CIDA ha demostrado que es más que astronomía.

Dijo que son muy optimistas, porque han tenido buen tiempo y además, instalaron el sistema de riego, por lo que ya no corren el riesgo de pasar ocho o 15 días sin agua. “Ya podemos regarlas, no cien por ciento como debía ser, porque hace falta todavía instalar tres líneas más, pero ya podemos mojar la papa, que es lo que importa”. (Prensa Mincyt/CIDA/CS).