Luego de soportar 12 días de agonía en el Hospital Universitario de Los Andes (HULA), este sábado en la mañana murió el niño de 7 años de edad, que ingirió accidentalmente un plaguicida en la población de Bailadores.

Este hecho ocurrió en horas de la tarde del pasado 14 de febrero en una vivienda, ubicada en el sector Agua Azul de Bailadores, en el municipio Rivas Dávila de la entidad merideña.

El estudiante de primaria fue auxiliado por su progenitor, un joven de 32 años, quien lo trasladó en un vehículo particular hasta el Hospital de Bailadores desde donde lo refirieron de emergencia al HULA, sitio en el que pereció.

De acuerdo a la versión ofrecida por el periodista Daniel Molina (@danielmolinatovar) se pudo conocer que, ese día el niño tenía un malestar alérgico por lo que su abuela le dio a tomar un jarabe, sin saber que días antes habían agregado en el frasco el plaguicida.

Funcionarios adscritos a la Brigada de Homicidios de la Coordinación Especial de Investigaciones de Delitos Contra las Personas del Cicpc Tovar están desarrollando las averiguaciones de rigor con relación a este caso. @Jordin_Morales /Fotos: Cortesía