Cientos de motorizados tomaron las calles de la capital merideña este lunes 31 de octubre hasta altas horas de la madrugada, a propósito de la actividad denominada la “Primera Rodada” que se concentró en la avenida Universidad y recorrió parte de la ciudad hasta el viaducto Campo Elías.

Se observaron motorizados sin sus implementos de seguridad, hasta tres ciudadanos por moto e ingiriendo bebidas alcohólicas, poniendo en riesgo su vida y la de los ciudadanos que no formaban parte de la celebración.

Hubo total ausencia de los cuerpos de seguridad, que durante el día son implacables con los motorizados trabajadores que, por razones laborales, se estacionan en zonas sujetas a sanciones de remolque.

Las reacciones en las redes sociales, a favor y en contra de la actividad que perturbó la paz ciudadana, no se hicieron esperar.

El dirigente social Héctor Azuaje denunció: “Fue como si se tratara del salvaje oeste, un país sin leyes y en total trasgresión de las normas de convivencia establecidas por la ordenanza que regula tal materia, y provocando al menos dos accidentes, tal cual como se ha difundido por redes sociales”.

La falta de orden público que generó la “rodada”, calificada por muchos ciudadanos como peligrosa, y en la que brilló por su ausencia la actuación de los funcionarios de seguridad del Estado.

“Fomentar el desconocimiento de la ley desde las instituciones públicas es algo que genera preocupación dentro de la sociedad merideña, además de la sensación de indefensión ante quienes tienen como práctica normalizada el desconocimiento del ordenamiento jurídico vigente” destacó Azuaje.