Una vez más las montañas merideñas amanecieron vestidas de blanco luego de las intensas precipitaciones y truenos que cayeron la noche y parte de la madrugada de este miércoles sobre la capital andina.

Engalanando la vista de propios y visitantes que se deleitan con tan hermoso espectáculo natural el amanecer de este miércoles.