Desde el Movimiento Independiente por Mérida «MI Mérida» hacemos un llamado no a sólo preocuparnos por fomentar unidad, ya que la UNIDAD perfecta no es donde están todos, es donde está lo mejor de todos, por ende, no es sencillamente un juego donde se den espacios para lograr ganar, es que hay que ganar y garantizar que las mejores personas garanticen una luz de esperanza en lograr una mejor calidad de vida para nuestra gente.

El reto no es sólo mantener y conquistar nuevos espacios, donde criminales Mercaderes de la Política puedan aprovechar el momento, es crear opciones para que nuestra gente pueda elegir previamente a las mejores personas, ya que elegir basándonos tan sólo en sólo colores políticos nos ha llevado a 20 años de malas decisiones.

Por ello, realizar unas primarias junto a la buena elección de nuestra gente nos llevará a un éxito rotundo en los próximos procesos electorales, pero el éxito no es sólo ganar por ganar, es ganar para ver resultados en mejoras considerables para nuestra calidad de vida, hombres y mujeres luchadores que sepan guiar a nuestro estado y a sus municipios, por todos y para todos, sin distingo político.

Ya ganar no puede convertirse en un éxito para un partido político, debemos ganar los electores, con obras en favor de todos, programas y planes que hagan ver gestiones favorables, en si, abrir el camino para demostrar que entendimos que satisfacer intereses personales o partidistas quedó en el pasado y que todos volvamos a tener fe en que es posible salir adelante juntos.

Recordemos a su vez que no podemos perder de vista otro paso importante, el Referendum Revocatorio Presidencial, pero ¿Qué debemos hacer para lograr vencer? Demostrar que somos capaces de demostrar la sufucuente madurez política de tomar como prioridad las urgentes necesidades de un colectivo y que sabemos como afrontarlas.

Estas próximas elecciones deben ser un momento de propuestas no de ofensas, la batalla no debe ser por el poder sencillamente, debe ser por las ansias de sacar adelante a los merideños y así volver a tener la grandeza que siempre tuvimos, potencia agrícola, turística, educativa, entre muchas otras, tenemos un potencial enorme que debe ser guiado sólo por los mejores, pero no queda en manos sólo de los partidos políticos, queda en manos también de quienes nos tocará la inmensa responsabilidad de elegir, sentarnos en familia y discutir las mejores propuestas es el mejor camino, es el momento de todos, debemos aprovecharlo con sabiduría. Prensa MI Mérida