Para este miércoles de quincena, los merideños deberán ajustar sus presupuestos al nuevo aumento de pasaje urbano que entró en vigencia luego del acuerdo entre la Alcaldía Bolivariana del municipio Libertador y el Sindicato Bolivariano de Transporte de la entidad andina.

Mientras que el sueldo base quedó estipulado en el cambio oficial rondando los 30$ mensuales, un usuario debe contar mínimo con el equivalente a 40$ mensuales para movilizarse solo en ida y vuelta una sola vez al día en la capital merideña.

La tarifa mínima quedó establecida en 1.50 Bs, mientras que la de rutas largas varía de acuerdo a la distancia de la ruta de la línea de transporte que presta el servicio. Tomando en cuenta la escasez de dinero en los ciudadanos deben buscar alternativas para conseguir los billetes y poder pagar el pasaje para movilizarse.

Muchos usuarios coinciden en que es un aumento apresurado y que será un golpe al bolsillo de los padres de familia, además que aún no ha sido cobrado ni siquiera el aumento de sueldo aprobado por el Ejecutivo Nacional.

La digitalización de pasaje es una opción, aunque ya está funcionando en algunas líneas de transporte de la entidad, los ciudadanos todavía no terminan de adaptarse a la nueva modalidad, que sin duda alguna aliviaría el calvario que representa conseguir dinero en efectivo.