Los merideños cansados de los apagones que superan más de las 15 horas cada día, afectando el desarrollo de las actividades cotidianas salieron a las calles para manifestar su descontento por esta situación, que va en detrimento de la calidad de vida.

Con una convocatoria y concentración que partió desde la plaza Bolívar de la capital merideña y ´concluyó en la sede regional de la Corporación Eléctrica Nacional donde los ciudadanos exigieron respuesta sobre la situación, ya que los cronogramas anunciados a través de redes sociales, no se ajustan ni corresponden con la realidad y el calvario que viven los ciudadanos cada día; los racionamientos van desde las 3, 6 hasta las 12 o más horas cada día.

Situación que perjudica los quehaceres diarios, además ocasionan fuertes daños en los aparatos eléctricos tras los continuos apagones y fluctuaciones durante el día; y no hay quien responda, generando estrés entre los ciudadanos que deben interrumpir sus actividades diarias debido a que requieren del servicio eléctrico para poder desarrollarlas.

Los artefactos eléctricos se ven afectados en gran parte, es difícil saber en qué momento van a suspender el servicio eléctrico, y las severas fluctuaciones están a la orden del día.

Mérida ha sido uno de los estados más afectados al menos durante los últimos años en cuanto al suministro del servicio eléctrico se refiere.