Cumpliendo con las medidas de bioseguridad y distanciamiento social correspondientes, este domingo se realizó en la comunidad de la parroquia eclesiástica Nuestra Señora de Belén de la ciudad de Mérida la tradicional celebración eucarística en honor al Santo Niño de Atocha.

De manera particular con pocos fieles en la iglesia, solo adultos; sin los niños; todos con tapabocas se llevó a cabo la Santa Misa que estuvo presidida por el párroco el padre Leonardo Angulo.

Al terminar la celebración en la iglesia de Belén en una carroza la imagen del Santo Niño de Atocha recorrió las calles de la comunidad, donde desde las ventanas y balcones los niños saludaban la presencia de la sagrada imagen frente a sus hogares.