Sobre el espíritu del 23 de Enero siendo ésta una fecha que siempre tiene vigencia porque produjo la unidad nacional que instauró la democracia mediante el ejercicio de la soberanía popular.

La dictadura de Pérez Jiménez, hizo lo posible por legitimarse a través del plebiscito de 1957.

En tal sentido, el error de Pérez Jiménez fue ignorar el descontento popular que generaba el gobierno y la represión. Por otro lado, él mismo lo reconoció a Agustín Blanco Muñoz “ yo no percibí ese descontento” las dictaduras siempre cometen esa serie de errores.

Este espíritu fiel del 23 de enero, cristalizó el Pacto de Punto Fijo, pacto que dio sustento y estabilidad institucional a los gobiernos que vinieron después. De esta manera, el Pacto se proyectó más allá de los cinco años previstos (1959-1964), dando un rescate de la democracia aun cuando no pasa sin sacrificios y sangre es un proceso de lucha que desafía el espíritu y el intelecto.

Por consiguiente, el 23 de enero de 1958, con la dictadura de Pérez Jiménez y con las reminiscencias militaristas salieron a flote de inmediato, realizando el levantamiento del Ministro de la Defensa de la Junta de Gobierno por parte de Jesús María Castro León, en la que el 23 de Julio de 1958 y después el 7 de Septiembre se origina el golpe de estado de los oficiales José Ely Mendoza y Juan de Dios Moncada Vidal, que eran las acechanzas militaristas que se oponían a la instauración de la democracia en Venezuela.

Sobre estos relatos y remembranzas, Rómulo Betancourt para dar aliento y estabilidad al proyecto civil junto con Rafael Caldera y Jovito Villalba firmaron el 31 de Octubre de 1958 el pacto que era un Acuerdo de Gobernabilidad en torno a:1- Defensa de la Constitucionalidad conforme al resultado electoral, 2- Gobierno de Unidad Nacional, y 3- Programa mínimo común. Todo eso se fue cumplido progresivamente, habiendo un compromiso, por lo que ellos mismos eran políticos de palabra, resaltando que los fantasmas de los totalitarismos derrotados en el siglo XX no entenderían sobre este proyecto civil, porque seguían apegados al militarismo y la autocracia como valor y principio moral de cualquier gobierno.

Hoy el régimen de Maduro ataca al Pacto de Punto Fijo porque ante los ataques de la extrema derecha y de la extrema izquierda que buscaban liquidar a Rómulo y el proyecto democrático, que se impuso sobre la unidad y el desprendimiento para resolver los problemas y avanzar en el país.

Finalmente, el 23 de Enero de 1958 representa un hito de reconciliación nacional, el cual se encuentra en el ADN de los venezolanos, dejando el legado del 23 de enero como la unidad para derrotar la dictadura, recordando el compromiso y el sacrificio de muchas personas que perdieron la vida en la lucha contra la dictadura, para reivindicar la democracia existente hasta nuestros días. / JJCZ19.030