Durante una semana, un nutrido grupo de 77 personas entre profesionales de diferentes áreas clínicas como medicina, odontología, nutrición y dietética, bioanálisis y enfermería, así como estudiantes de Medicina de la Universidad de Los Andes y carreras afines, participaron en el Cumis, que en esta edición 2022 se trasladó hasta la comunidad de Caparo en el municipio Padre Noguera del estado Mérida, en una travesía de más de 12 horas en autobús, sorteando las deplorables condiciones de la vialidad, fenómenos meteorológicos adversos hasta llegar al lugar donde se instaló el campamento.

Se ofrecieron servicios de medicina general, ginecología y obstetricia, oftalmología, odontología y cirugía, además de charlas de prevención de enfermedades y promoción de la salud.

Anthony Monsalve es estudiante de Medicina y contó su experiencia. “Es mi cuarta vez en un Cumis, y he podido ayudar en la organización, pero es el tercero al que asisto. Al igual que cada año, el trabajo es titánico, pero la satisfacción es mayor”.

Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado
Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado

Una labor de meses de preparación, con comisiones encargadas de cada detalle para garantizar la optimización de los servicios, donde cada integrante que se une a este equipo se compenetra con un solo propósito: asistir a las comunidades vulnerables, que por la condición geográfica en las que se encuentran, tienen limitados accesos a servicios de atención primaria en salud de carácter preventiva y curativa.

“Fueron meses de mucho trabajo hasta llegar a Santa María de Caparo. Más de 12 horas de viaje, hasta llegar tarde en la noche a ese rinconcito del estado Mérida en donde desde el primer momento recibes el golpe del cambio de clima. Llegamos a descargar y organizar todo, porque empezábamos la atención el martes. La disposición y ayuda de todos fue magnífica, incluso, algunos profesionales de otros estados se quedaron con nosotros hasta la 1:00 de la madrugada ayudando a organizar todo”, relató Anthony Monsalve.

“Una labor titánica, las consultas estaban abiertas hasta las 9:00 de la noche, incluso, cuando habíamos pautado hasta las 6:00 de la tarde. Intentamos no dejar a gente esperando cada día y todos los especialistas que fueron con nosotros se esforzaron por ello. Es una experiencia muy gratificante, porque como estudiantes aprendemos mucho de la mano de profesionales súper capacitados, algunos incluso que no son ulandinos y atravesaron el país para acompañarnos”, agregó Monsalve.

Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado
Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado

Contó el joven estudiante que la satisfacción más grande fue la de atender a esos pacientes que tenían mucho tiempo, quizás hasta años, sin asistir a una consulta médica, sin controlar sus patologías y que pudieron ser atendidos, recibir tratamiento para meses y que agradecen con una sonrisa enorme.

“De verdad el Cumis es algo que repetiría hasta el cansancio y que no termina cuando eres estudiante. Nos acompañan profesionales que fueron como estudiantes años antes y volvieron a esta labor una vez graduados, incluso como especialistas y eso es lo que me encantaría poder hacer a mí”. Esta es parte de la experiencia que contó el joven estudiante de Medicina, que ha decidido seguir apostando por Venezuela.

Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado
Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado

La misión cada año es brindar atención integral en salud a la población pediátrica y adulta con el fin de mejorar las condiciones sanitarias de los habitantes de esta región merideña.

Aunque la mayoría son jóvenes estudiantes de la carrera de Medicina en la etapa de pregrado, no están solos, pues son asesorados por médicos generales, especialistas e investigadores de la ULA que, por cierto, destaca entre las mejores de Venezuela y Latinoamérica. JQ, CNP 23.851

Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado
Fotografías cortesía de Miguel Zambrano, Anabel Méndez, Giselle Delgado