Las tradiciones gastronómicas de Pascua en Italia cambian de región a región, señala Massimiliano Raniero evocando los orígenes de su padre Sergio. El cordero y los huevos, son usados en casi todos los sitios. Los huevos, símbolo de nueva vida, se comen sobre todo en su versión cocida, como entrante, y decorados de varias maneras.

Indicó que se utilizan mucho las tartas rústicas, o tartas saladas, rellenas de muchos ingredientes entre los cuales nunca faltan huevos cocidos. Un ejemplo es el casatiello napolitano, una tarta salada rellena con huevos, queso y panceta. Otra tarta rústica del periodo pascual en Italia es la torta pasqualina, originaria de Liguria, con leche cuajada, huevos y acelga.

Tartas rústicas y huevos

Pasando a los dulces, señaló Raniero Cavorso, hay que mencionar sin dudas la pastiera napoletana, formada por masa quebrada (pasta frolla en italiano), rellena de trigo cocido, requesón, huevos, fruta escarchada, y perfumada con agua de azahar.

El dulce pascual más famoso en Italia es la colomba, producida por todas las marcas de productos dulces, y vendidas en cada tienda de alimentos, hornos y supermercados. Tiene la forma de una paloma, y lleva ingredientes bastante simples y parecidos al panettone, y tiene almendras en el interior.

El «uovo di Pasqua»

Finalmente recordó que el dulce más amado y esperado por los niños, en los días de Pascua, es el huevo de chocolate, en italiano «uovo di Pasqua». En los supermercados y tiendas de alimentos se encuentran huevos de cada dimensión, calidad y precio. Hay que tener en cuenta que el precio varía no solo por la calidad sino también por el contenido: cada huevo lleva una sorpresa, que los niños descubren al romper la parte de chocolate. La ruptura del huevo, tradicionalmente, se realiza al terminar la comida pascual. 11842