El reconocido centro recreacional Brisas de Tucaní, ubicado en el sector El Carmen del municipio Caracciolo Parra y Olmedo en la zona Panamericana de Mérida quedó tapiado bajo los escombros y las aguas del río Tucaní la noche del pasado 11 de noviembre.

El trabajo de más de 35 años, patrimonio del señor Hernán Altuve y su familia se lo llevó el río con cuantiosas perdidas materiales que quedaron completamente irrecuperables.

«Esa noche entró una llamada digitel de un sobrino quien le avisó la crecida del rio, enseguida se fue la luz porque estaba lloviendo muy fuerte, y logré salir a tiempo» contó el señor Altuve, quien además en su relato agregó que «lo mas importante es que estamos vivos, con salud, que es lo necesario para trabajar y salir adelante».

Más de 15 familias que dependían directamente de los ingresos que generaba el lugar que sirvió de plaza para presentaciones de artistas de talla regional, nacional e internacional, conferencias y encuentros gremiales, planes vacacionales, actividades feriales, navidad y fin de año además de eventos culturales y políticos quedó destruído por los embates de la naturaleza.

En las fotografías queda inmortalizado el recuerdo de años de trabajo, que con tesón logró convertir este espacio en un sitio de encuentro para la familia caracciolense y de la Panamericana.

Hoy, han pasado 15 días desde aquella noche turbia que no vale la pena recordar y el señor Altuve pide la ayuda del Gobierno para presentar un proyecto que le permita con un credito iniciar con la construcción de un nuevo local y iniciar con el sudor de su frente un nuevo capítulo en su vida. JQ, CNP 23.851.