Según la Real Academia Española, Libertad es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos, y Democracia es un sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de sus representantes.

Si unimos ambos conceptos, podemos decir que la Libertad es la facultad natural que tiene el pueblo de elegir de una manera u otra, o de no elegir, ¿Qué quiere decir? Es claro, la democracia involucra 3 caminos, elijo uno, elijo otro o no elijo, ¿Por qué? Porque es nuestro derecho, por ende, ninguna persona u organización debe ofender o descalificar a otra persona por ejercer su legítimo derecho a escoger cualquiera de los 3 caminos antes mencionados, aunque los dos primeros no se limitan a dos opciones, sencillamente se basa a elegir lo que mejor nos parezca.

En primer lugar, en Venezuela vimos como a quienes adversamos al entonces presidente se les llamó “Escualidos”, posteriormente dentro de los mismos opositores a quienes decidieron ir a elecciones se les llamó “Alacranes”, luego a quienes decidieron no ir a votar se les llamó “Abstencionistas”, dentro de las filas del PSUV quienes han decidido tomar una decisión distinta se les ha llamado “Traidores” o que “Saltaron la talanquera”, en fin, no hemos salido de ofensas y descalificaciones.

¿Qué hemos resuelto? Mientras nos ofendemos somos víctimas del hambre, de fallas en los servicios públicos, fallas en el suministro de gasolina, salarios de miseria, entre muchas otras, ¿A quiénes ha afectado? A todos nosotros sin duda, mientras todo esto ocurre distraen nuestra atención creando la necesidad de insultar a nuestra familia, vecinos y cualquier otra persona que piense distinto.

En realidad, si hablamos de LIBERTAD, debemos comenzar a pensar como personas LIBRES y permitir que los demás lo sean también, preocupa ahora ver como algunos dirigentes dentro de la oposición ahora llaman “Divisionistas” a quienes no les sigan, ¿Acaso la política tiene dueño? ¿Quién es el propietario de la oposición? ¿Quién es el dueño de los sueños del ciudadano? ¿Quién es el dueño de la verdad?

Me niego a luchar por nuestra LIBERTAD viéndome obligado a seguir sólo a quien me obliguen a seguir, la LIBERTAD por la que lucho es aquella donde cada quien tenga el derecho a expresarse libremente y a ejercer sus derechos políticos y civiles sin ningún tipo de restricción, el país donde nací permitía ser candidato a quien pensara que lo merecía con tan sólo ser venezolano y otras especificaciones estipulada en las leyes, mas nada, la lucha era de propuestas y así deseo que sea, personas y partidos políticos realizando propuestas en pro de mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos, dando ejemplo a todos de como ser mejores ciudadanos, no personas que tan sólo desean hacerse ver por medio del odio y la ofensa.

Bien lo dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 1: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, además el artículo 19 establece: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones”, por tal razón, el respeto debe ser la base fundamental de la Venezuela que todos queremos.

Es difícil comprender como una persona que aspira a un cargo de diputado, legislador o concejal pueda llevar en su discurso agresividad a cualquier raza, religión o grupo político cuando en el ejercicio de sus funciones tendrá que velar por el cumplimiento de los derechos para todos, sin distinción, es allí donde vemos buenas propuestas que son negadas en los distintos niveles sencillamente por causas políticas.

Nuestra LIBERTAD depende de todos y como tal debemos asumirlo, un mejor país donde la convivencia sea la adecuada y que los derechos de todos sean fundamentales y defendidos en todos los niveles, el egoísmo y estrategias en función de lograr obtener beneficios personales o partidistas deben terminar, la diversidad debe volver a ser parte de nuestras vidas y que el derecho de cada ser humano a expresarse sea lo común, no un delito o causa de vergüenza, el país que queremos en donde al momento de cada elección cada venezolano se sienta representado y que sus propuestas sean escuchadas, los monopolios políticos para nada nos hacen bien ya que tienden a alejarse de las necesidades del ciudadano, es el momento de todos UNIDOS no en simples tarjeticas, la UNIDAD que debemos exigir es de principios y de propósitos, LIBERTAD y RESPETO.

Pedro CastroPresidente Movimiento Unión y Progreso municipio Campo Elías Mérida.