Es notable la diferencia que ha generado en el país el Sistema Unificado de Atención Farmacéutica, sistema de carácter social autosustentable, constituido por un gran contingente de profesionales farmacéuticos, que ofrece medicamentos de calidad a precios bajos al pueblo venezolano, esto se explica por sí solo en dos referentes:

1.- Un sector farmacéutico tradicional que exprimió al Estado con miles de millones de Dólares y aún así dejó el país desabastecido con precios exorbitantes.

2.- Un sistema SUAF mediante el cual se ha abastecido plenamente el país con medicamentos de calidad a precios sumamente accesibles, que nace para la defensa del pueblo víctima de dicha élite, en el momento más duro.

Duele mucho recordar cuánto sufrió el pueblo los embates de ese desabastecimiento sistemático, con incremento sostenido de precios y la extracción de capital por la vía de la estafa al Estado venezolano.

El tradicional sector farmacéutico “nacional» (Según datos de Canamega, una de las tres cámaras farmacéuticas del país), extraía al Estado anualmente 7.196.000.000$, a cambio de 581.000.000 Medicamentos, que en ecuación matemática básica, indica que daba un precio de 12,30$ por medicamento, es decir; al menos 12 veces por encima inclusive de los precios referenciales internacionales (Es decir, 1200% más alto).

¿Cómo se justifica que un tratamiento crónico como el que no llega a costar referencialmente 50 Centavos de Dólar en los establecimientos SUAF, sea vendido en forma especulativa en las farmacias convencionales sobre los 3,7$ y 10$ en un país con estructuras de costo muy inferiores al exterior?

Esto solo expone el nivel de distorsión e inmoralidad.

Son hechos de la misma materia prima importada en su mayoría de India, que actualmente es el mayor proveedor mundial, es la misma fábrica, misma mano de obra, solo que vienen en cajas de distinto color.

Seguramente los gremios dicen que la más cara es la mejor para la salud, pero es solo una forma de explotación y usura y de quitarle al pueblo el derecho a la salud y servir de herramienta de presión contra el país y el gobierno. Una industria que no garantiza abastecimiento y al menos los precios internacionales, es ineficiente o especuladora y la razón de sus calumnias es netamente económica, les aterra verse obligados a ajustar sus precios para poder competir.

¿Cómo se explica que el personal farmacéutico haya tenido que esperar el nacimiento de este sistema humanista SUAF para ingresar y poder ser identificados en el ámbito laboral, con la cuadruplicación y más de sus salarios?

Hay que aplaudir de pie el esfuerzo sobrehumano que realizan con total entrega los profesionales de las Farmacias Móviles, cómo herramienta de avanzada de lunes a domingo, que sin escatimar recursos van directo a las comunidades y pese a todo tipo de dificultades madrugan desde antes que salga el sol hasta que se oculta, con el amor como alarma para ir a salvar esas vidas que clamaban desde lo recóndito entre el dolor y angustia por sus enfermedades y que a veces no tenían con qué pagar un pasaje y mucho menos el exorbitante precio en las farmacias tradicionales de los medicamentos que necesitan.

El SUAF es un proyecto inclusivo que llega a los lugares más remotos del país donde ninguna empresa había querido invertir ni atender, como Amazonas, Delta, Apure, Táchira, Zulia, con un sistema que se ha ganado la confianza del pueblo con la disponibilidad y accesibilidad permanente de todos los medicamentos que requieren, provenientes de grandes laboratorios reconocidos a nivel mundial, con todas sus acreditaciones sanitarias en el ámbito nacional (MPPS) e internacional (Registro Sanitario de País de Origen), son los mismos que se dispensan en otras farmacias y cadenas, la diferencia radica en el precio, ya que estas los venden a precios hiperinflados.

5 Millones de venezolanos mensualmente, están siendo atendidos por el SUAF, que es la Red de Farmacias más grande del país, por ello, podemos afirmar que el pueblo venezolano no volverá a sufrir y ver desmejorada su salud por desabastecimiento de medicamentos de calidad y ataque de monopolios.

Satisfactoriamente, gracias a Dios y al esfuerzo del Gobierno Nacional, desde 2019 y hasta el día de hoy, 41.543.211 es la cifra de atención acumulativa a las y los venezolanos mediante nuestro sistema.Contamos con más de 300 Farmacias a nivel Nacional, todas dotadas de mecanismos de enfriamiento que garantizan la adecuada conservación de los medicamentos dentro del rango de 15 y 25 grados establecido en las normas de buenas prácticas, tenemos presencia en los 24 estados y vamos a llegar a 350 farmacias a finales de este año Dios mediante, con al menos 1 farmacia por cada municipio.

Las cifras y buenos testimonios de millones de venezolanos constituyen el mejor y más hermoso indicador de logros y eficacia terapéutica comprobada que despiertan los planes de sabotaje del egoísmo. No podemos depender nunca más de quienes acribillaron al pueblo.No daré muchos detalles, pero le tenemos una sorpresa muy amena al pueblo venezolano, seremos poco explícitos, únicamente diré que nosotros no nos limitaremos solo a importar medicamentos, con lo cual queremos reafirmar que tengan confianza en el Gobierno Bolivariano y el Sistema Unificado de Atención Farmacéutica, en cuanto a que más nunca les faltarán los medicamentos a precios bajos y de excelente calidad, la mejor del mundo.

Para concluir, con la moral que nos otorga la defensa de las vidas que las tradicionales élites farmacéuticas han desechado, exigimos a ese sector, que tantas bondades, financiamientos, incentivos y exoneraciones ha disfrutado siempre, bajar el precio de los medicamentos, a precios justos y accesibles, al menos cercano a los precios referenciales internacionales, en vez de andar financiando y promoviendo campañas de odio y desacreditación en perjuicio de nuestro Pueblo Heroico a cuya vanguardia siempre estaremos, garantizando su protección contra la vileza de aquellos cuyo corazón siente y late en sus bolsillos. El Impulso.