Evocando el momento vivido hace dos años, Guzmán dijo que fueron sentimientos encontrados, orientados a defender la Patria. «Dos años después viendo la perspectiva de ese momento es el renacer de aquel ejército descamisado que acompañó a Bolívar para darnos la victoria de la independencia. Hombres y mujeres descalzos que cruzaron el páramo. Es exactamente lo mismo, porque nosotros no vinimos armados, con cañones, al contrario estuvimos descamisados y descalzos con el espíritu de defender a nuestra soberanía».

Desde la población de San Antonio del Táchira, el protector recordó la derrota de aquel 23 de febrero del 2019 cuando el valeroso pueblo venezolano junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), le propinó al intento de invasión del imperio estadounidense y la oligarquía colombiana.

«Hoy por hoy podemos decir que son dos años de paz y de reconstrucción de la Patria. Ahora, nos encaminamos hacia una patria en recuperación después de todo el desastre que hicieron. (…)hoy nos sentimos orgullosos de cada mujer y hombre que puso su pellejo en riesgo y que hoy todo eso se traduce en paz, gracias a esos guerreros que estuvieron en el puente», precisó Guzmán.

Las hienas de la guerra

El 23 de febrero del año 2019 quedó plasmado en las páginas de la historiografía nacional, no solo como la Batallas de Los Puentes, sino como la conmemoración del triunfo de Venezuela ante un planificado intento de invasión que buscaba imponer a la fuerza intereses foráneos, bajo la excusa de una supuesta ayuda humanitaria.

En tal sentido, el protector Jehyson Guzmán dijo que quienes viven de la guerra y desean que haya guerra, son hienas. Los mismos que pusieron a pelear hace 200 años a negros, mantuanos y criollos contra criollos.

«Hoy es importante decir que no es pueblo contra pueblo, es un modelo de Gobierno. El gobierno del pueblo contra el gobierno imperial y nosotros decidimos que el pueblo gobierne al pueblo y el pueblo, salve al pueblo», enfatizó el protector. Prensa Corpomerida