Las comunidades que hace unos años fueron afectadas por la vaguada de El Rincón, en la parroquia Jacinto Plaza del municipio Libertador del estado Mérida, que acabó con las viviendas de diecisiete familias, dos puentes y destruyó por completo el acueducto de la zona dejando sin agua a varios sectores, tienen otra vez agua potable, un conducto nuevo, gracias a un arduo trabajo.

El gobernador Jehyson Guzmán estuvo en el lugar donde la comunidad lo recibió con alegría, un pueblo agradecido porque le resolvieron el problema primero con la entrega de diecisiete casas, entre otras acciones emprendidas, y en esta oportunidad con esta obra.

“Hace unos años este acueducto, este sistema de captación de agua, fue derrumbado, fue devorado por esa pequeña quebrada que tuvo una creciente y arrasó con viviendas y todo el sistema de agua, pero se ha hecho un gran proceso de recuperación”, explicó el gobernador.El mandatario merideño —desde el lugar— acompañado por el presidente de la empresa Aguas de Mérida, Oswaldo Ferrer, así como de voceros y voceras de la comunidad, entre estas, Marilyn Dugarte, jefa de UBCh, recordó la tragedia vivida por la comunidad de la zona.

En el sitio fueron rehabilitados, además, los estanques de almacenamiento que distribuyen el agua a más de quince sectores.

“Estamos pasando a atender a la comunidad de Cinco Águilas Blancas, San Jacinto, Pumarroso, Los Tanques; aproximadamente unas 1.900 familias que se están atendiendo de manera directa”.

Trabajo articulado

Jehyson Guzmán enfatizó que se hizo un trabajo coordinado en el lugar para recuperar el acueducto, donde tomó parte importante la comunidad; fue un esfuerzo de hombres y mujeres para pasar de un dique artesanal a un sistema de captación.

“Pasamos de 60.000 litros operativos a 260.000 recuperando un tanque de 200.000 con la nueva captación y con la incorporación de un tercer tanque de 40.000 litros, que pasan de 60.000 litros de almacenamiento a 300.000 litros de almacenamiento”, detalló Guzmán.

Explicó el mandatario que se estaba surtiendo a la comunidad afectada a una capacidad de 25 litros de agua por segundo y ahora pasaron a cerca de 80 litros por segundo, lo que significa que estas comunidades van a recibir agua potable de manera permanente.

“Gracias al Ministerio de Aguas, a todo ese equipo que ha estado al frente de estas tareas, a los equipos de la Gobernación del estado Mérida, que nos han venido apoyando, al equipo de Corpomérida, que en su momento también nos acompañó, al consejo comunal y la comuna, a la UBCh de esta comunidad que, sin duda, hizo un trabajo arduo para garantizar que ahora 800 metros lineales de tubería se conecten con el sistema del acueducto de esta comunidad”, acotó el gobernador.

Guzmán destacó que aquello que se llevó el agua, hoy lo trae nuevamente la Revolución para el beneficio del pueblo, con amor, con el compromiso de seguir avanzando para brindar una mejor calidad de vida.

Hecho en 100 días de gestión

El presidente de Aguas de Mérida, Oswaldo Ferrer, desde el estanque de almacenamiento, en compañía de voceras y voceros de la comunidad, reiteró las palabras del gobernador destacando la satisfacción que siente por haber logrado este cometido dentro de los 100 días de la gestión bolivariana en la gobernación, como lo instruyó el mandatario estadal, cumpliendo con cada una de las tareas para poner nuevamente en funcionamiento el acueducto de El Rincón.

“Esta comunidad que desde hace ya bastante tiempo tenía el anhelo de poner nuevamente en funcionamiento no solamente estos tanques de almacenamiento, sino la línea nueva de aducción, los 800 metros lineales de tubería que fueron instalados por los trabajadores de Aguas de Mérida y toda la calibración y el trabajo que estamos haciendo ahorita a nivel de la red de distribución”, explicó el presidente de la hidrológica.

Ferrer añadió que con esta obra certifican la calidad y la depuración del agua en la caseta de cloración con la dosificación de hipoclorito de sodio —sólido y líquido— para garantizar la potabilización a cerca de 19.000 personas.

“Supremamente contentos, porque estamos logrando algo que atina hacia la visión de nuestro presidente Nicolás Maduro, de garantizar un mejor funcionamiento de la calidad de los servicios públicos”, explicó.

Mientras que Marilyn Dugarte, jefa de UBCh del lugar, agradeció al presidente Nicolás Maduro y al gobernador que asumió el compromiso con esta comunidad desde que era protector.

“Nunca nos abandonó, hasta ahorita que es gobernador nos dio la dicha de tener ahora agua potable. Gracias de verdad, Jehyson, por ese regalo”. /Prensa Gobernación de Mérida