Este jueves en horas de la tarde, el jefe político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y gobernador del estado Mérida, Jehyson Guzmán, sostuvo una reunión con los miembros del equipo municipal de la tolda roja en el municipio Alberto Adriani, así como con las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCh), para debatir diferentes puntos, defender y aclarar acciones a los miembros de la Comuna AgroArtesanal Todos Somos Chávez de La Palmita.

Durante la asamblea llevada a cabo en la Base de Misiones Hugo Chávez de El Vigía, el mandatario regional exigió al secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Reyes, la inclusión de un puesto de la Policía del Estado Bolivariano de Mérida en la casa comunal de La Palmita, que asume a cuenta propia, así como también asume la infraestructura de la parroquia Gabriel Picón González, tras los últimos hechos de violencia ocurridos en contra de dirigentes y voceros de la Comuna AgroArtesanal Todos Somos Chávez.

«Sí la derecha fascista quiere tanto la casa del poder popular por un objetivo distinto, allí funcionará la casilla policial, la casa comunal y, junto a Manuel Maldonado, autoridad única de salud municipal en Alberto Adriani, Miguel Reyes y la Corporación de Salud, designaré el personal médico que laborará en la comunidad de manera permanente, tras asumir dicho espacio», dijo Guzmán.

En caso de que haga falta, Guzmán ordenó la activación de jornadas de atención con la Farmacia Fénix, mientras que el secretario de Desarrollo Económico de la Gobernación de Mérida, Yeymi Suárez, activará al Estado Mayor de Alimentación para organizar junto a la Comuna AgroArtesanal Todos Somos Chávez y las UBCh, una megajornada de alimentos en dicha parroquia.

Finalmente, Guzmán señaló que no deben demostrar que el «cambur verde mancha, porque somos Maduro», por lo que pidió la comprensión a toda la dirigencia política del PSUV, pues para ser gobierno deben estar unidos los revolucionarios y revolucionarias. /Prensa Gobernación de Mérida