El director de Recursos Humanos de la Gobernación del estado Mérida, Antonio Díaz, acompañado de la presidenta del Instituto de Prevención Social del Magisterio regional (IPAS estadal), Libis Uzcátegui, sostuvieron un encuentro con el presidente del Sindicato  de Trabajadores de la Educación (Sinditem), Máximo Briceño, y parte de su directiva.

El director de Recursos Humanos manifestó que la reunión se dio luego de la solicitud del representante del gremio, quien presentó varias solicitudes ante él y la representante del IPAS estadal, entre ellas, la revisión de la nueva Ley del Instituto de Atención de Salud y Asistencia Social de los docentes estadales.

Respecto al instrumento jurídico de aprobación de la ley del IPAS estadal, recalcó que el gobernador Ramón Guevara no participó en la aprobación del proyecto, y explicó que fue propuesto por un conjunto de docentes regionales. Las discusiones de rigor se llevaron a cabo dentro de las instalaciones del Consejo Legislativo del Estado Bolivariano de Mérida (Clebm), con la presencia de un gran número de docentes que participó dentro del proyecto, y quienes dieron las ideas de la aprobación de este instrumento jurídico.

Argumentó que el artículo 12 de esta nueva ley, que establece ahora y de forma obligatoria, que es el gobernador quien tiene la facultad de elegir el consejo directivo, no fue propuesto por él; Díaz agregó además que la junta directiva actual fue electa por decisión de varios grupos de sindicatos del magisterio merideño, destacando que no fue el gobernador quien propuso la iniciativa legislativa, ni los artículos que se encuentran en la ley, ni la selección de la nueva directiva, desmintiendo así que el gobernador tiene secuestrado el IPAS estadal, lo cual carece de todo fundamento.

La presidenta del IPAS estadal, Libis Uzcátegui, destacó que por parte del Ejecutivo regional, bajo las directrices del gobernador, se viene realizando una gestión de participación en materia de educación, donde los sindicatos y docentes estadales han tenido su representación, y donde el mandatario regional en su empeño y compromiso, ha establecido que los cargos y ascensos se den por meritocracia y no a dedo como se venía haciendo en gestiones pasadas.

Por su parte, el presidente de Sinditem, Máximo Briceño, agradeció la deferencia por parte de los representantes de la gobernación, y expuso el acercamiento entre el gobernador y Sinditem, para establecer acuerdos para realizar determinadas reformas al proyecto de ley del IPAS estadal, donde los sindicatos deben tener representatividad dentro de la directiva que presida la institución.

En su palabras, Briceño destacó que este acercamiento lo toma a bien y solicitó al director de Recursos Humanos una reunión con el mandatario regional para corregir por vía de acta y convencimiento entre las partes, y replantear lo  que serían las normas, tomando en cuenta la convención  colectiva de trabajo, a la ley que aprobó el Clebm en el 2.020. /Prensa OCI Mérida / José Angulo