La Fundación Programa Andes Tropicales (PAT) en el marco del Proyecto Andes Sur II, cofinanciado por el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) Venezuela, realizó este 17 de marzo un acto de cierre del curso sistémico de familiarización con la región Pueblos del Sur, donde se congregaron de modo presencial la mayoría de los guías turísticos participantes cuando se inició en octubre de 2020. La bienvenida fue brindada por Mercedes Meza, administradora y representante legal del PAT y fueron recibidos por el personal de la institución bajo estrictas normas de bioseguridad.

En el acto, el gerente de proyectos PAT y coordinador del curso, Jaime Bautista, hizo un recuento sobre esta experiencia para la adquisición de conocimientos que faciliten la gestión de la guiatura turística frente a la nueva realidad; en ese sentido destacó la trascendencia del tema sobre el Cambio Climático, porque la zona más afectada dentro de unas pocas decenas de años va a ser el trópico, donde se encuentra Venezuela, acotó que “la franja intertropical será la que presentará variables de temperatura más intensos, tanto en incremento como en descenso, afectando diferentes formas de vida, animal y vegetal, de las cuales dependemos. Además, este abrupto cambio del clima nos obligará a desplazarnos a lugares más benignos y provistos de agua y alimentos”. 

Otro consecuencia es la posibilidad del surgimiento y propagación de otros virus con efectos iguales o peores al Covid-19 y de acuerdo a la medición de la huella ecológica hecha por Global Footprint Networtk, “hasta el país menos exigente pudiera llegar a requerir recursos que el planeta superexplotado no le podrá brindar. Estamos en un planeta que ya no tiene capacidad de reposición de los recursos tomados y tampoco puede absorber los residuos generados por los seres humanos”.

Al Cambio Climático presente a nivel global, Bautista agrega el fracaso de los modelos económicos y la actual crisis de Venezuela. El curso brinda una reflexión para que cada uno de los participantes actúe y “genere los cambios pertinentes mediante una gestión sistémica, que responsablemente nos compete a todos. ¿Qué debemos hacer? … Reducir, adecuar, readaptarnos y mitigar” para con ello, en relación al turismo “cambiar algunas costumbres aún en contra de nuestros gustos”.

Cada módulo del curso está dirigido a proveer información suficiente para el surgimiento de criterios sistémicos sobre el turismo responsable frente al Cambio Climático y junto a la bioseguridad, con el propósito de que estos guías incorporen mensajes y acciones ecológicas junto a los turistas, en una acción de adopción y réplica.

Además de la gestión del Cambio Climático por parte de turistas y agricultores de los Pueblos del Sur, el proyecto Andes Sur II impulsa la agricultura sostenible y las modalidades turísticas que el proyecto desarrolló: rutas 4×4 dirigidas a grupos familiares (4×4 fam-trail), senderismo y grandes travesías a pie o caballo (Trekking y Horseback riding), observación de aves (Birding) y travesías en bicicleta (Biking), con una ruta ya señalizada bajo normas internacionales entre Pueblo Nuevo y Chacantá.

Suman 8 las microparcelas incorporadas al proyecto de agricultura climáticamente inteligente, con la entrega de semillas de papa nativa a Alirio Castillo de la aldea El Carrizal, cerca de Los Nevados. En otras aldeas de tres municipios surandinos se incluyeron varias variedades de papa, de apio, una especie de batata conocida como yakón y un pepino nativo llamado kaiwa. A comienzos de marzo introdujeron rubros en Agua Linda, cerca de Aricagua y Mocosós, por El Morro. A principios de febrero en La Veguilla, Mocomboco Alto y Mucucharaní de Mucutuy. También se incluye La Coromoto cerca de Canaguá.

 Ciclismo de montaña en los Pueblos del Sur

La última sesión virtual del Curso de familiarización con los Pueblos del Sur fue el pasado 4 de marzo sobre ciclismo de montaña y facilitado por Alexander Vásquez, un especialista en modalidades de MTB, quien considera es un segmento que ha tenido uno de los mayores crecimientos dentro de las actividades de turismo al aire libre en los últimos años, sirva a los guías participantes entender su potencial dentro de esta región.

Destaca la existencia de un “nicho de mercado para desarrollar productos y servicios ligados al Turismo Rural de Base Comunitaria en los Pueblos del Sur” y las “características que permite diseñar una gran cantidad de itinerarios de distinta duración y dificultad técnica que puede satisfacer a un gran número y variedad de usuarios aficionados al MTB, desde algo relajado de medio día, hasta travesías de varios días”.

Respecto a la huella humana del MTB señaló que “en condiciones normales, en sustrato seco y en ascenso, las ‘bicis’ tienen ligeramente mayor impacto que las botas, mientras que en descenso las huellas de las botas es un poco más erosiva (apenas). Sobre el terreno mojado las huellas de las ‘bicis’ son más visibles pero ocupan menos espacio (esto es una comparación entre 1 solo caminante y 1 sola bicicleta)”.

Destacó la importancia de la profesionalización del guía de MTB independiente de su experiencia o condición atlética para cumplir con las normas de uso y prevención de riesgos, además de la necesidad de contar con un guía entre los turistas para la seguridad de los participantes, de esta manera quienes habitan en estos pueblos participen y se beneficien sus comunidades de estas actividades.

Martin Collazo como uno de los participantes agregó: “para los que estamos interesados en este nicho, hay mucho camino andado en los Pueblos del Sur, además de un escenario espectacular con terrenos destapados amplios, excelentes, single track y una red de posadas y servicios de rutas MTB ya diseñadas”.