En la Gobernación del Estado Bolivariano de Mérida se han propuesto avanzar con celeridad, en la solución del problema que se viene presentando desde hace tiempo en el relleno sanitario ubicado en el sector Onia-Culegría, en coordinación con la Mancomunidad para el Manejo Integral de Desechos Sólidos de la Cuenca del Mocotíes (Macumo), y entre las decisiones que ya tomaron está el intercambiar basura por materiales.

Anuncio que hizo el gobernador Jehyson Guzmán este viernes, luego de una inspección que hiciera al lugar junto a los alcaldes de los municipios que vierten sus desechos en el lugar, Tovar, Zea, Antonio Pinto Salinas, Rivas Dávila y Alberto Adriani, jurisdicción donde está el vertedero.

Recordó que desde hace más de un mes vienen trabajando de manera conjunta para poner en óptimas condiciones el lugar, recuperar la vialidad que conduce hacia el mismo, entre otras acciones, para reactivar su operatividad al 100 por ciento, ya que ni la gestión anterior de la Alcaldía de Alberto Adriani ni de la Gobernación, hicieron algo al respecto.

El mandatario estadal destacó que con las acciones en las que han avanzado ya por lo menos la disposición final de los desechos sólidos se está haciendo en el vertedero de Onia-Culegría.

Inician clasificación de desechos para el intercambio

El Gobernador de Mérida dijo que ya comenzaron con la iniciativa acordada, de intercambiar basura por diferentes tipos de materiales que beneficien a las comunidades. En este sentido, indicó que en esto avanzarán de la mano del Poder Popular organizado.

“Ahora vamos a un proceso de clasificación, de incorporación de la comunidad; estamos hablando de un plan interesante de sumar a los consejos comunales, para que sean también parte de la gestión de esta mancomunidad en la recolección y clasificación de desechos”.

Jehyson Guzmán dijo que intercambiarán basura por cemento, material deportivo, didáctico y otros en los que se pongan de acuerdo a medida que vaya avanzando esta iniciativa.

“vamos a dar un mes para que los consejos comunales comiencen a hacer clasificación para el reciclaje de materiales plásticos, productos de papel y cartón, que nos permita también disminuir el volumen de desechos que se aportan a este relleno sanitario y posteriormente nosotros en la mancomunidad, evaluar por comunidad, por consejo comunal, cuánto material vamos a intercambiar, por toneladas, por peso, por la utilidad de todos esos productos”.

Dijo que entre el 12 y 15 de febrero esperan estar recibiendo ya la basura clasificada para hacer el intercambio previsto con la comunidad. “Lo que para unos es desechos nosotros lo vamos a convertir en el futuro próspero de nuestro pueblo”.

Inversión conjunta para beneficio del pueblo

Otro de los acuerdos a los que llegaron la Gobernación de Mérida y la Macumo, es en hacer una inversión conjunta para enfrentar todos los gastos que se vayan a hacer de ahora en adelante, por ejemplo, para la adquisición de maquinaria, mantenimiento, entre otros gastos.

Asimismo, acordaron trabajar en materia social, en la atención de las y los ciudadanos de las áreas aledañas al vertedero de basura, brindarles asistencia médica, alimentaria, entre otras; además, en la recuperación y posterior mantenimiento de la vialidad que conduce al mismo y trabajar también en acciones preventivas en el río Onia.

“Son acciones que vamos a ir desarrollando de manera conjunta y progresiva, para garantizar que esto, que se había convertido en un foco de conflicto, se convierta en una gran victoria para nuestro pueblo merideño”.

Disposición de recursos y voluntades

Por su parte, Lisandro Segura, alcalde de Alberto Adriani, destacó la importancia del trabajo conjunto que inició la mancomunidad con el gobernador Jehyson Guzmán, para lograr el rescate del vertedero de basura de Onia-Culegría, porque cuando llegaron a la Alcaldía tuvieron que enfrentarse a un relleno sanitario cerrado y la solución inmediata fue colocar la basura en otros municipios del sur del lago.

Agregó que juntos han dispuesto de recursos y de voluntades de forma conjunta. “Pudimos aliviar la situación y pudimos comenzar a descargar en el relleno sanitario de Onia-Culegría”.

Segura añadió que con el plan de contingencia adelantado con la Gobernación avanzan en la disposición de recursos, estrategias gerenciales, operativas, en la solución del problema, de la recuperación de la vía de acceso al lugar, de forma tal que los compactadores puedan descargar sin ningún tipo de contratiempo.

“A la par, vamos a invertir también de forma conjunta en la recuperación, adquisición de las tres máquinas que necesitamos para, posterior al plan de contingencia, continuar con el mantenimiento normal que implica la vida del relleno sanitario”. Prensa Gobernación de Mérida