Gilber Lobo dirigente de Acción Democrática en Mérida explicó que la corrupción e irresponsabilidad del gobierno nacional y regional dejan en un estado de vulnerabilidad a los productores agrícolas de la entidad andina.

«El sector agrícola ha sido asediado durante años por la falta de planificación, corrupción, violación a la propiedad privada y falta de inversión en la infraestructura».

Toda esta situación expone a los estados productores a condiciones bastante sensibles y hasta llevarlos a explorar otros rubros y abandonar la siembra, y es el caso de nuestra entidad merideña, en donde las familias del campo y los consumidores pagan el costo de la irresponsabilidad del gobierno regional y Nacional.

Indicó Lobo que «entre el contrabando de productos agrícolas colombianos, la ausencia de inversión en vialidad agrícola, la escasez de combustible y planes de contingencia para atender situaciones derivadas de las lluvias poco efectivas, que solo sirven para que unos cuantos funcionarios hagan negocios, se prolonga el calvario que viven los productores merideños».

Para finalizar señaló que no hay respuesta efectiva de las autoridades regionales ni nacionales a estas situaciones, es por ello que «urge un cambio de visión en la política pública, de lo contrario estaremos afectando gravemente la despensa del país ya que cuando se acabe el contrabando no habrá que producir como consecuencia de la falta de inversión de los agricultores quienes en los últimos meses han perdido parte de su cosecha y no han podido reponer los costos de las mismas». Prensa/ JAD