El Frente Amplio Venezuela Libre en consonancia con partidos políticos Democráticos y la sociedad civil realizó una rueda de prensa en la Plaza Bolivar de Mérida para rechazar cualquier forma de elección que no cuente con las condiciones democráticas necesarias.

Ratificaron que no son abstencionistas, son ciudadanos organizados que han aprendido a derrotar a la tiranía en los terrenos de la democracia.

Recalcaron que la preocupación se centra en la realización de elecciones libres, justas y verificables para elegir a todas las autoridades del Estado.

Las condiciones para participar se centran en no inhabilitaciones cognitivas, sin presos políticos, sin protectorado para torpedear la gestión de liderazgos regionales y locales.

Aseguraron que no se puede ofrecer a Mérida y a Venezuela producto del acuerdo de minorías signado por la mercantilización de la política.

COMUNICADO

Partidos políticos (AD, Copei, Encuentro Ciudadano, Cuentas Claras, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular), sociedad civil organizada, gremios, sindicatos, movimiento estudiantil y demás fuerzas que hacen vida en el Frente Amplio Venezuela Libre Capítulo Mérida._Desde hace años millones de hombres y mujeres a lo largo y ancho del territorio nacional han puesto su mayor esfuerzo y concentración para lograr una salida pacífica y constitucional a esta, la peor crisis de nuestra historia republicana. Más que para hacer un simple cambio de representantes en el ejercicio del control de la burocracia del Estado, nuestro objetivo trascendental es el de encaminar nuevamente al país por el sendero de una democracia basada en instituciones sólidas, respeto a la ley y a los derechos individuales.

El pasado mes de diciembre del 2020, en consonancia con la opinión mayoritaria de los venezolanos de no avalar el delito constitucional en el que se basó el proceso del 6 de diciembre, decidimos impulsar una consultar nacional movilizadora, a través de la cual los venezolanos expresaron mayoritariamente su convicción de generar salidas democráticas e institucionales, ratificando además el apoyo a las gestiones encabezadas por el liderazgo del Presidente Juan Guaidó, en conjunto con nuestros diputados de la democracia. El 12 de diciembre sin duda alguna eclipsó el acto contra-constitucional del 6D, dejando para el oprobio y la infamia la instalación de una asamblea en donde solo se expresan las relaciones clientelares y de control político del psuv.Esa consulta demostró además las razones que explican el temor de la dictadura para medirse en un proceso electoral libre, que dejaría en evidencia la erosión de lo que una vez fueron sus bases sociales.

El 12 de diciembre demostramos que unidos y organizados somos más fuertes que los jefes de la violencia política. Ese esquema de organización y movilización fue posible gracias a los importantes liderazgos sociales y políticos de cada parroquia, municipio y estado; liderazgos con firmes aspiraciones de conquistar el poder para desplegar gestiones públicas exitosas, al servicio de la gente y la reconstrucción de Venezuela.

Pero liderazgos también conscientes de que más importante que solo cuidar un espacio, es la posibilidad de establecer una nueva institucionalidad que haga viable los acuerdos políticos necesarios para generar soluciones a los apagones, a la crisis generalizada de los servicios públicos, al colapso del sistema de salud pública, a la crisis de nuestra Universidad de Los Andes, y también para llevar ante la justicia a los responsables de las mafias del gas y la gasolina, que día a día atentan contra la paz y la tranquilidad de las familias trabajadoras de Mérida.

¡No somos abstencionistas! Somos ciudadanos organizados que hemos aprendido a derrotar a la tiranía en los terrenos que más miedo le producen: el de las elecciones libres y soberanas, y el de la movilización pacífica en las calles. Hemos demostrado en Mérida que tenemos amplias capacidades para superar las adversidades políticas y conquistar el poder.Por eso nuestra principal preocupación en el año 2021 se centra en la realización de elecciones libres, justas y verificables, para elegir Presidente, Diputados, Gobernadores, Alcaldes y demás cargos de representación popular, pero sin judicialización de partidos, sin inhabilitaciones punitivas, sin presos políticos, sin protectorados para torpedear la gestión de liderazgos regionales y locales una vez conquistados espacios para ser puestos al servicio de la democracia.No podemos ofrecerle a Mérida y a Venezuela elecciones producto del acuerdo de minorías, signadas por la mercantilización de la política, donde lo importante no es el ejercicio del Poder Público sino el negocio de participar, perder y cobrar.

Cualquier intento de conquistar o mantener espacios en contra de la unidad orgánica de partidos democráticos, gremios, sindicatos, sociedad civil organizada, universidad y demás fuerzas vivas, solo sería garantía de división, fracaso, y por ende, de fortalecimiento de la dictadura. La gente quiere votar para decidir, votar para cambiar, votar para progresar, y así dejar atrás este oscuro capítulo de nuestra historia actual.

La comunidad internacional y la mayoría de los países democráticos nos han insistido en dos cosas: unidad superior, y abandono de cualquier negociación de minorías en detrimento de las mayorías.Es en ese sentido que Mérida debe ser la llama inacabable de la lucha democrática que multiplique hacia los demás estados el aprendizaje de todos estos años de lucha en tan difíciles condiciones; producto de la capacidad de escuchar y entender a la gente, de asumir nuestra responsabilidad ante la historia, y de no claudicar a los sueños de libertad.A finales del siglo XX la antipolítica y la violencia le abrieron las puertas al militarismo. Estamos obligados a abrirle hoy las puertas a la democracia entendida como un sistema de responsabilidades compartidas, de derechos, de justicia y de renovación política, como forma de garantizar que nunca más la tiranía vuelva a truncar nuestros deseos de bienestar, progreso, justicia, reconciliación y reencuentro de las familias.

¡Es nuestro deber! El deber de todos los demócratas. En la ciudad de Mérida los 17 días del mes de marzo de 2021.