Ante la situación vivida el lunes en la noche producto de las fuertes lluvias caídas en el Valle del Mocoties y el desbordamiento de ríos y quebradas con saldo de personas fallecidas, otras desaparecidas y pérdidas materiales, la Arquidiócesis de Mérida envió un comunicado a la población con palabras de consuelo y acompañamiento por medio de la oración para las familias afectadas.

Se informó en el comunicado que están a la espera de información que les puedan suministrar los medios de comunicación y cuerpos de seguridad con respecto a la desaparición de la madre del presbítero Darwin Ramírez, párroco de San Francisco en Tovar, su cuñada y su sobrino quiebes iban con él dentro del vehículo que fue arrastrado por las aguas del río, pudiendo sólo salir con vida hasta el momento, el párroco, cuando se encontraban por la entrada de El Samán en Tacarica.

La iglesia católica pidió mantenerse la población atents con la mirada puesta de Tovar y otros municipios del estado Mérida que hoy están padeciendo por las fuertes lluvias.

El comunicado fue firmado por el Obispo Auxiliar, Luis Enrique Rojas y el Vicario General Alexander Rivera en nombre del Arzobispo Metropolitano de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, Baltazar Porras quien se encuentra fuera del país en labores cardenalicias.

Catarine Castro Ucros. CNP 8.962Foto: Cortesia