En el Centro Nacional de Tecnologías Ópticas (CNTO), ubicado en la ciudad de Mérida, adscrito al Centro de Investigaciones de Astronomía “Francisco J. Duarte” (CIDA), son efectivos a la hora de fabricar una pieza o una máquina, porque el diseño de las mismas lo hacen primero en 3D, es decir, lo modelan en tres dimensiones.

Miguel Contreras, responsable del Departamento de Física de Materiales del CIDA, al cual está adscrito el CNTO, donde se trabaja además, en la investigación y la formación de cuarto nivel en el área, destacó que hacen diseño mecánico y óptico asistido por computadora, y de allí van a la fabricación segura.

“Después de modelar esas piezas o esas máquinas, como por ejemplo, la extrusora de aceites, la llevamos a la parte de manufactura. Es muy importante hacer este tipo de diseño porque nosotros validamos antes de mecanizar, antes de gastar material innecesariamente y la llevamos a la realidad. Nosotros como ingenieros tenemos que validar las piezas antes de fabricarlas”.

En el área de óptica, Contreras destacó que hacen lo mismo, primero diseñan el lente o el recubrimiento que se va a hacer en el laboratorio, cumpliendo con el protocolo para tal fin y después pasan a la parte de conformación de los materiales.

“La parte de diseño óptico está compuesta por varios programas también, modelados, simulaciones, con un software como si se estuviera haciendo en la realidad. Esta simulación nos permite corregir errores; cualquier error que se presente antes de fabricar, de hacer procesos con la máquina, antes de pasar al laboratorio. También en el diseño óptico tenemos la parte de fotónica y estudio de materiales, así como la caracterización de estos”, explicó.

Apoyando al Plan Cayapa Heroica

El coordinador de este centro informó que cuentan con dos máquinas asistidas por computadora, para lograr la fabricación de piezas con las características específicas, respetando parámetros físicos y de corte que se anexan a la parte de diseño.

Miguel Contreras aseguró que en el CNTO trabajan con tecnología venezolana, recordando que recientemente fabricaron una pieza, un impulsor, un expeler, para una bomba de agua, en el marco del Plan Cayapa Heroica del Ministerio del Poder Popular (Mincyt), del cual depende el CIDA.

“Nosotros hacemos el diseño asistido de la bomba, del impulsor que está partido, primero lo modelamos en tres dimensiones y luego pasamos al programa de manufactura. Después que tenemos el programa de manufactura, podemos simular cómo va a ser el mecanizado de este impulsor, fabricarlo a medida de la bomba, de acuerdo a sus características”.

Añadió que en el CNTO reparan impulsores, carcasas de bombas, ejes en mal estado, sellos mecánicos, en el marco del Plan Cayapa Heroica. La idea es ayudar a otras instituciones, organismos públicos que necesiten sus servicios, como ingenieros, diseñadores, procesadores de piezas que no se consiguen en el país.

“A veces una bomba de agua no se ha reparado porque necesita una pieza que no se consigue en el país, no existe en el mercado nacional o son muy costosas y nosotros las podemos fabricar, resolver un problema puntual en algunas instituciones”.

Equipo de alto nivel

Miguel Contreras reiteró que en el CNTO hay un gran equipo de trabajo, multidisciplinario, ingenieros electrónicos y mecánicos, físicos, químicos, entre otros profesionales de alto nivel.

Ni siquiera en la etapa más fuerte de la pandemia por la COVID-19, el CNTO paró sus actividades, siguieron trabajando, por supuesto, con todas las medidas de bioseguridad que hoy siguen cumpliendo, porque el virus está en la calle, destacó, asegurando que ni las medidas internacionales contra Venezuela han parado el trabajo en este centro.

“A pesar de las dificultades, del bloqueo, que no tenemos materiales porque a veces hay que exportarlos, nosotros hemos venido trabajando con lo que tenemos, nos las hemos ingeniado con material de reciclaje para recuperar equipos inoperativos, cuya reparación en el área privada es muy costosa, si se encuentran los repuestos”.

En el CNTO, si no tienen, por ejemplo, un material como aluminio o una aleación especial de acero o aluminio que necesiten, se las ingenian, buscan qué hay en el mercado local que les pueda servir, en el nacional, o resuelven a su manera. “Si nosotros tenemos que mandar a fundir lo hacemos, trabajamos con fundición; si tenemos que mandar a hacer un tratamiento térmico para mejorar las propiedades de los materiales que no podemos importar, lo hacemos, no nos paramos”.

El responsable del Departamento de Física de Materiales del CIDA, reiteró que trabajan con tecnología merideña, así como del Estado venezolano, para no depender de otros países. “Nosotros mismos, con nuestra capacidad intelectual y el personal que tenemos aquí, con el equipo que tenemos, podemos resolver problemas puntuales de instituciones, poniendo nuestro granito de arena desde Mérida para que el país salga adelante”. (Prensa Mincyt/CIDA/CS).