La vida de los pacientes que reciben tratamientos de hemodiálisis se encuentran en vilo, debido a la crítica situación del servicio eléctrico que atraviesa en las diferentes unidades de Diálisis de la entidad andina.

Diariamente el servicio eléctrico es suspendido más de 18 horas en varios turnos, afectando la realización de las sesiones de hemodiálisis de al menos 36 pacientes de la unidad de Diálisis ubicaba en el municipio Campo Elías de la ciudad de Mérida.

Ramón Antonio Zerpa es uno de los pacientes afectados por esta situación, quien relató que «empezamos el primer turno sin electricidad y a medio día se va de nuevo, se dañó una moto bomba por estos cortes… se usó la planta eléctrica con lo que quedaba de gasoil el lunes y se tuvo que suspender porque se apagó la planta y de paso se ensuciaron unos filtros de la misma».

El suministro de combustible para las plantas eléctricas no es continuo, razón por la cuál se interrumpen las sesiones de hemodiálisis, afectando el cumplimiento de los tratamientos en los pacientes.

En reiteradas oportunidades han alzado la voz de protesta ante las autoridades competentes, y aunque en algunos casos les han atendido, las soluciones no han sido definitivas sino solo pañitos de agua tibia. JQ. CNP 23.851.