Este sábado un grupo de habitantes de las residencias Villa Libertad ubicadas en el municipio Sucre del estado Mérida, trancaron la vía para exigir distribución de agua potable.

Una de las afectadas manifestó que tienen más de 3 días que no llega el agua por tubería, y que cuando se restablece el servicio «lo que llega es chocolate», haciendo referencia al agua llena de sedimentos.

Esta situación afecta al menos a 3.000 habitantes de estas comunidades, entre las que se encuentran niños pequeños, madres embarazadas y adultos mayores.