Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

En la opinión pública, la mayoría en Venezuela coincide en que la emisión de tres nuevos billetes no trae soluciones a la crisis. Los venezolanos hacen la comparación con el valor del dólar y estiman que el de más alta denominación, de Bs 1 millón, es de apenas 0,50 dólares. Lo que ocurre con el Banco Central de Venezuela (BCV), puede considerarse en un preludio, de lo que podría ser en la escala global.

La Reserva Federal de EEUU, acaba de emitir 2 billones de dólares, para dar cobertura a la recesión causada por la pandemia Covid-19. Aunque no es nuevo. Desde mucho antes, se emiten dólares para cubrir la crisis de deuda, siendo los contribuyentes los que pagan finalmente. En Europa también emiten dinero, en Japón.

Cambio de modelo

Los venezolanos son testigos del desgaste de un modelo y del surgimiento de otro. En Venezuela las personas están migrando al uso de las criptomonedas, porque se comienza a entender la descentralización de las finanzas. La economía centralizada y controlada por bancos centrales y estos por políticos, están produciendo caos en los países. Toda la deuda emitida para construir el mundo que actualmente se conoce, es impagable.

Los billetes que se acaban de emitir en Venezuela, pronto quedarán en desuso. Imprimir dinero, también cuesta dinero y genera más deuda. Ese modelo ya es obsoleto. En cambio, el uso de la cadena de bloques que implica transparencia, seguridad y un conjunto de opciones que otorga “soberanía” al ciudadano, sobre su patrimonio, sustituyen al dinero fiduciario.

Hay una transición. Todavía el camino es muy largo. Los países con crisis serán los primeros en ordenar sus finanzas, una vez que adopten el modelo descentralizado.