Temerosos ante el llamado al reinicio de clases, fueron pocos los padres y representantes que decidieron enviar a sus hijos a las aulas de clases a partir de este lunes 25 de octubre en el estado Mérida, una vez se hizo el llamado nacional del retorno a las escuelas. 

Debido al aumento progresivo de los contagios por Covid-19, dónde en la entidad andina se registra estadísticamente importante número de contagios y decesos por esta enfermedad. 

La mayoría de los docentes no cuentan aún ni siquiera con una o las dos dosis correspondientes de la vacuna anticovid, relató el directivo de una institución. 

Para garantizar el distanciamiento social, en los planteles se dividieron la cantidad de alumnos total por cada aula en dos grupos, con el propósito de evitar la aglomeración y cumplir con el distanciamiento social reglamentario, asistiendo un grupo lunes y miércoles, y el otro martes y jueves. 

Sin embargo algunas instituciones en el centro de la ciudad padecen una crítica situación ante la ausencia del vital líquido, lo que interrumpe el cumplimiento del lavado constante de manos por parte tanto del personal educativo como de los propios estudiantes, además de que todos están en la obligación de portar el tapabocas y el gel antibacterial para evitar el contagio. 

Muchos padres optan por la continuidad del sistema educativo a distancia, sin embargo las condiciones particulares de la ciudad de Mérida dónde las fallas de los servicios públicos como la electricidad y el internet son intermitentes en la región. Jesús Quintero/ Corresponsalía La Patilla